Chihuahua

martes 5 marzo, 2024
Ver más

    Para defender el agua de Chihuahua: no sólo las presas

    Luis Andrés Rivera Levario – Vocero de Salvemos los Cerros y FAAAN

    Recientemente las autoridades estatales del Poder Ejecutivo de Chihuahua han realizado una serie de pronunciamientos en el sentido de que buscan “defender el agua de Chihuahua”, a partir de una solicitud del estado de Tamaulipas para que las presas que retienen el agua del río Conchos abran sus compuertas, lo que representa para los funcionarios públicos y representantes populares de nuestro Estado un riesgo para el ciclo agrícola y, por lo tanto, para la economía de Chihuahua.

    Estas declaraciones en torno a la “defensa del agua de Chihuahua” resultan un tanto problemáticas toda vez que se centran exclusivamente en presas de aguas nacionales, como lo es la Boquilla, principal presa de la región, mientras ignoran la situación crítica que atraviesan las aguas subterráneas que almacenan los acuíferos y de otros cuerpos de agua superficiales como lo son los ríos y arroyos.

    En primera instancia podemos observar que la situación de los acuíferos en la entidad es verdaderamente alarmante: este año del 2023 contamos con 48 de los 62 acuíferos en déficit, lo que significa que se les extrae más agua de la que pueden recargar cada año con las lluvias y escurrimientos, esto según información oficial del portal de CONAGUA. Para el municipio de Chihuahua, el segundo más poblado del Estado, encontramos que la predicción de la Junta Central de Aguas es que en un par de décadas se extraerá toda el agua disponible, ya que la capital depende sobre todo del agua de 3 acuíferos, El Sauz-Encinillas, Chihuahua-Sacramento y Aldama-Tabalaopa, todos sobre-explotados.

    Fuente: Junta Central de Agua y Saneamiento de Chihuahua

    En el caso del Sauz-Encinillas el déficit es de 58 mil millones de litros, siendo que la recarga anual es de 62 mil millones de litros, y la extracción es de 121 mil millones. Como pueden observar queridos lectores, esta situación es del todo irracional, pues claramente nos dirigimos hacia un día 0 del agua, mientras los intereses económicos actúan sin escrúpulos en busca de una ganancia privada e inmediata a costa de la explotación y el daño ambiental que esta grave situación implica.

    En el caso de los ríos, llama la atención que en el estado no existan aguas declaradas patrimonio estatal, siendo que todos los cuerpos de agua superficiales son patrimonio de la nación. Por esta razón es la CONAGUA la encargada de administrar y regular todo lo relacionado con ríos y arroyos. Sin embargo, como en otros rubros, la falta de regulación es el sello del mal manejo de cuencas y cauces.

    Tan solo en el Río Chuvíscar, el principal río de la capital de Chihuahua, hemos podido observar en años recientes el daño ecológico que ha sufrido este importante cuerpo de agua, resumido sobre todo en la contaminación que sufrió el río a raíz de descargas de aguas residuales en el año del 2021 por parte de una gran empresa de productos cárnicos, y en la muerte de cientos de peces en el año 2023 por la contaminación múltiple que recibe el río que anteriormente fue la base para la fundación, existencia y desarrollo de la ciudad de Chihuahua.

    El Río Chuvíscar a la altura en que desemboca en la presa de mismo nombre.

    Como lo ha señalado el colectivo Salvemos los Cerros de Chihuahua, sin cerros no hay agua. Esto significa que, sin el cuidado integral de las cuencas hidrológicas, tanto las presas como los acuíferos no tienen futuro. Como bien nos enseñan tanto la ciencia ecológica como la sabiduría ancestral, la humanidad dependemos de una gran red de relaciones con el territorio y los ecosistemas. Nosotros no creamos esa red, solo somos una de sus hebras. Lo que afecta a una de esas hebras, como, por ejemplo, al suelo de las cuencas altas, es decir, los cerros, terminará afectando a las demás hebras, es decir, a las cuencas medias y bajas, y por lo tanto, al agua del subsuelo y de las presas.

    Las presas reciben tanta atención no porque el agua se destinada a la salud pública o para consumo doméstico, por el contrario, son presas que se destinan en su totalidad a la producción agrícola. Lo preocupante es que cada vez se produce menos alimento para las personas en inversa proporción a los productos de exportación que cada vez consumen más y más litros del vital líquido. Los tres principales cultivos no son alimenticios, sino forraje y algodón, y consumen casi el 80% del agua del ciclo agrícola, más de 5 billones de litros de agua al año, muchísimo más de lo que consume toda la población del Estado. Lo que dicen defender las autoridades estatales no es en sí el agua, ya que esta situación es completamente irracional, sino el dinero. Tan solo la alfalfa verde consume el equivalente aproximado a lo que podría consumir una población de varios millones de habitantes durante años (3 millones de personas consumiendo 100 litros diarios podrían pasar 30 años sin preocuparse por el agua tan solo con lo que se destina a la alfalfa verde).

    Como dice el dicho, tomar agua da vida, pero tomar consciencia nos dará agua. Para defender el vital líquido no nos podemos concentrar únicamente en las represas que acumulan y cortan el fluir natural de los ríos. Es necesario dirigir nuestra mirada a la gran problemática que atraviesa el territorio. Para defender el agua necesitamos defender el río Chuvíscar, como parte del río conchos y así mismo el río Bravo, que también ha sufrido de la contaminación por colectores defectuosos de la Junta Municipal de Aguas de Ciudad Juárez. Para defender el agua debemos de romper con la lógica partidista e ir más allá: considerar a los acuíferos, los ríos, los arroyos, los cerros, las cuencas. De otra manera, como tantas otras campañas que ha habido en el estado para el cuidado del agua, las actuales “buenas intenciones” de proteger el agua quedarán en eso, en meras intenciones y en puro discurso sin consecuencias reales, mientras la problemática se hace cada vez más grave y poco a poco vamos llegando a un punto sin retorno, hacia el día 0 del agua.

    Esta columna de opinión fue publicada por Raíchali, pero no necesariamente refleja la postura de este medio. Su reproducción está permitida mientras no se modifique.


    TE PUEDE INTERESAR:

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.