Chihuahua

domingo 5 febrero, 2023
Ver más

    Posible, una ley de cannabis desde y para consumidoras y consumidores

    Texto y fotografías por Raúl Fernando

    Después de que terminara el primer plazo para que el poder legislativo elaborara una ley sobre consumo de cannabis y que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declarara inconstitucional su prohibición, activistas y un senador trabajan de la mano para elaborar un nuevo proyecto de ley enfocado a las personas usuarias de esta planta.

    “Es una iniciativa desde el activismo pero de diferentes frentes juntándose en un lugar, entonces estructuramos nuestra propia iniciativa de ley, desde los derechos humanos, del consumidor, del derecho a la tierra” dijo en entrevista Miguel Chacón, vocero del Movimiento Cannábico Chihuahua (MCCUU).

    En febrero de 2020, un grupo de consumidoras y consumidores de cannabis decidió ocupar una de las esquinas que rodean al Senado de la República, en el corazón de la Ciudad de México. Montaron sus casas de campaña y en las jardineras sembraron semillas de la planta, una forma activa de hacer presión para exigir sus derechos.

    Protesta del Movimiento Cannábico Mexicano frente al Senado de la República en la Ciudad de México. 1 de septiembre de 2020. Foto: Raúl Fernando.

    Desde entonces algunos políticos han visitado el Plantón 420, como la senadora Jesusa Rodríguez, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y el proceso de “legalización” de la planta ha pasado por altos y bajos, pero la organización plantada frente al senado se mantuvo crítica a todo esfuerzo que no estuviese dirigido hacia las personas usuarias de la planta.

    Pero en julio de 2021, el senador morenista César Arnulfo Cravioto Romero reemplazó a Martí Batres en su curul y poco después envió a un equipo de asesores a dialogar con activistas del Movimiento Cannábico Mexicano para elaborar una propuesta en conjunto.

    Entonces el movimiento en la Ciudad de México contactó con los otros movimientos de la Red Nacional de Plantones para integrarles en el ejercicio, que tuvo mesas de trabajo presenciales y virtuales.

    “La parte campesina de la ley de regulación de cannabis fue propuesta por campesinos, la ley de consumidores de a pie está siendo propuesta de consumidores de a pie, con un poco de apoyo de personas que sí son abogados, pero el sustento proviene directamente de las necesidades”, dijo Chacón.

    En las mesas de trabajo estuvieron presentes personas campesinas firmantes del Plan de Tetecala, una exigencia por el libre cultivo inspirada en las ideas de Emiliano Zapata, así como el Reverdecer Colectivo, el Instituto Rea, Regulación Revolución y México unido contra la delincuencia.

    Las personas participantes revisaron una y otra vez la propuesta, con el ejercicio del “dice y debería decir”. Donde la ley dice “esto” y debería decir “esto otro”, explicó el activista, con un enfoque en derechos humanos pero que tome en cuenta también la posibilidad de comercialización.

    Las discusiones consideraron a los negocios de cannabis y los estatus para manejarlos, también regulaciones para su cultivo, pagos de derechos ejidales, límites de autocultivo, aumento de la posesión simple de la planta y espacios de consumo iguales a los del tabaco.

    Para la elaboración de esta ley se están tomando en cuenta experiencias en otros países. Por ejemplo, en Colombia se tiene permitido un máximo de veinte plantas por persona en cuanto a autocultivo. En México se podría aumentar ese límite.

    “Todavía pueden pasar muchas cosas con esta propuesta de ley. A ver si sale como nosotros la presentamos. También ver qué pasa con otros senadores y ver qué cosas se someten a cambio.

    Licencias de consumo, un proceso trunco

    Cuando la SCJN estableció el uso del cannabis como parte del derecho humano al libre desarrollo de la personalidad, también encargó a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) la responsabilidad de emitir licencias de consumo de cannabis a toda persona que la pidiera.

    El MCCUU, otros movimientos cannábicos del país e individuos interesados reunieron su documentación para encontrarse con las puertas cerradas. De acuerdo con Chacón, ni a ellos ni a nadie que él conozca le han recibido la papelería para tramitar la licencia.

    Autocultivo. Foto: cortesía

    “Ellos mismos son los que pusieron esas reglas [Cofepris], sólo no la están ejecutando. No sé a quién van a responsabilizar de por qué no se está viendo nuestra papelería en ningún lado”, dijo.

    Una ley integral del consumo del cannabis, como la elaborada junto con los grupos de activistas, eliminaría la necesidad de esta licencia de consumo. En caso de que esta no sea aprobada, la declaratoria general de inconstitucionalidad emitida por la SCJN sigue en pie, por lo que seguiría abierta la posibilidad de exigir estas licencias u otra iniciativa de ley.

    Desde hace más de un año, el MCCUU se reune periódicamente en las “sesiones programadas de consumo”, eventos en que se reúnen a fumar cannabis y a tener charlas sobre autocultivo y el proceso legal en que se ha envuelto la planta a nivel nacional.

    La siguiente reunión en la ciudad de Chihuahua está programada para el día 29 de enero a las 12 pm en el Parque Teporaca, entre la Av. Niños Héroes y Universidad, junto a la estación trébol del transporte Bowí.


    TE PUEDE INTERESAR: Los riesgos de consumir mariguana en tiempos de prohibición

    https://mailchi.mp/fe855c935849/boletin-raichali
    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.