Ver más

    “Que se deje de perseguir a los consumidores de marihuana”, exigencia del Movimiento Cannábico Chihuahua

    Fotos y texto: Raúl Fernando Pérez Lira / Colaboración para Raíchali

    Cerca de las 4:20 de la tarde de este sábado 05 de diciembre, varias personas, sobre todo jóvenes, se reunieron bajo el Ángel de la Libertad en la Plaza Mayor de ciudad Chihuahua, para fumar cannabis como forma de protesta para exigirle al Ayuntamiento que los deje de perseguir por consumir o cultivar la planta.

    Un pequeño grupo de policías ciclistas de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) se acercó a la protesta para advertir que estaban incurriendo en una falta administrativa y que, a pesar del dictamen avalado por el Senado y actualmente en manos de la Cámara de Diputados,, seguiría estando prohibido “intoxicarse en la vía pública”.

    Después de un breve diálogo y de que los manifestantes apagaran sus cigarrillos de marihuana por un momento, los agentes accedieron a retirarse y a que continuara la protesta.

    “Él mismo lo dijo”, recalcó Mariana Ortiz, otra de las voceras del MCCUU, dirigiéndose a los elementos policiacos, “todavía existe mucho tabú al respecto”.

    La sesión de consumo fue programada para coincidir con el último día de Parlamento Abierto en la Cámara de Diputados en la Ciudad de México, en la que se otorgó el micrófono a miembros de la sociedad civil y activistas que luchan por los derechos de los consumidores de cannabis en el país.

    En esta ocasión, la actividad pública en Chihuahua transcurrió sin grandes problemas, a pesar de haber sido desplazada por decenas de simpatizantes del Frente Nacional Anti-AMLO (FRENA), quienes tomaron el centro de la plaza.

    “La actividad de hoy se trata de una petición abierta para que den un alto a la persecución policiaca y comenzar el discurso de que queremos espacios para consumo”, declaró Miguel Chacón, uno de los voceros del MCCUU, en entrevista con Raíchali, “estamos tratando de que las sesiones programadas de consumo sigan existiendo adaptándose a las necesidades de Chihuahua y que sean un poco nómadas, para llegar a las personas del norte y del sur de la ciudad”.

    En específico de la persecución policiaca se refirió a que el 26 de noviembre pasado, en Morelia, Michoacán, hubo 32 personas detenidas por elementos de seguridad al realizar una jornada de consumo similar.

    Los diputados tienen hasta el 15 de diciembre para analizar el dictamen aprobado por el Senado y realizar las modificaciones que crean necesarias, sin embargo todavia se tienen que tomar en cuenta las observaciones de ambas cámaras y tener la aprobación del presidente antes de que este sea publicado en el Diario Oficial de la Federación y entre en vigor.

    De acuerdo con el Movimiento Cannábico Chihuahua (MCCUU), el dictamen aprobado por el Senado, y que ahora está en discusión por la Cámara de Diputados, sigue siendo insuficiente para garantizar los derechos de los usuarios de cannabis, por lo que han decidido tomar una estrategia diferente.

    El activista Miguel Chacón aseguró que este modelo puede funcionar en Chihuahua así como funcionó en la Ciudad de México, en donde la Alcaldía Cuauhtémoc otorgó el permiso al Movimiento Cannábico Mexicano para que ellos mismos administraran el espacio antes conocido como “Plantón 420” afuera del Senado y se ordenó a los agentes de seguridad que dejaran de perseguir a los usuarios de cannabis en la alcaldía.

    Aunque por el momento la idea del movimiento no es tener un espacio público permanente de consumo, no se cierran a la posibilidad de adaptar un parque o jardín olvidado por la administración pública para rehabilitarlo y adoptarlo como espacio de consumo.

    Además de organizar la protesta en la plaza, el grupo de activistas también se reunió con diputados federales de Chihuahua dispuestos a dialogar sobre el asunto. Después de enviar más de 25 invitaciones, sólo Alan Falomir, del Movimiento Ciudadano, y Mario Mata, del Partido Acción Nacional, accedieron a una reunión.

    Uno de los principales intereses de los diputados, dijo el activista, fue entender cómo funcionan las legislaciones de otros países en la materia.

    “De ahí saltó una de las conclusiones más duras que traemos” añadió Chacón, “que no se puede comparar lo que pasa en México con lo que pasa en otros países, principalmente por la cultura de la extorsión policial, porque otros países no tienen los problemas de corrupción que tenemos en México. La posesión libre y el libre número de plantas para sembrar en autocultivo es lo que nos libera de la extorsión policial”.

    De acuerdo con el activista, de hacerse realidad estas exigencias, se liberaría al usuario de tener que recurrir al mercado negro para saciar o complementar su consumo.

    “La limitante del autocultivo te obliga a comprar”, explicó Chacón. “Ellos creen que es como poner una semilla en el piso y que de ahí va a salir una buena marihuana. Es gente que no conoce la anatomía de la planta, entonces se les dijo que estos límites son muy arbitrarios”.

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.