Chihuahua

domingo 3 julio, 2022
Ver más

    Acoger a infancia migrante: una forma de hacer familia temporal

    La figura de la acogida temporal para una o un menor refugiado en nuestro país es relativamente nueva. Fundación Juconi explica sus características e invita a las personas a ser parte del Programa Cuidado Alternativo de Acogimiento Familiar

    Ray Ricardez / LadoB

    Existe en México más de una opción para brindar un hogar a menores que han perdido sus cuidados parentales. A pesar de ello, muchas personas conocen únicamente la figura de la adopción. Es por esto que Fundación Juconi invita a las personas interesadas en estos procesos a convertirse en una familia de acogida temporal para una niña, niño o adolescente refugiado que ha llegado al país.

    Esta es una medida relativamente nueva en México, que se estableció a partir de 2014 con la publicación de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, por lo que gran parte de la sociedad no identifica su diferencia con la adopción tradicional, asegura Ariel Flores, asesor del Instituto Juconi. 

    Por su parte, Diohema Anlleu, directora de Incidencia en Fundación Juconi México, explica en entrevista para LADO B que la figura de acogida temporal para menores refugiados propicia un cambio cultural, en donde entendemos que ahora existen más modalidades para hacer familia y luchar por los cuidados infantiles en México.

    Así, a través del Programa Cuidado Alternativo de Acogimiento Familiar, Fundación Juconi abre la posibilidad de dar esta acogida temporal a niñas, niños y adolescentes refugiados en el país, abriendo paso a que sus derechos sean completamente restablecidos, haciendo ver a las familias que hay alternativas más allá de la adopción.  

    Adopción y acogida temporal, procesos diferentes

    La adopción es una figura de cuidado definitivo, explica Flores. Esto quiere decir que se buscará que la niña, niño o adolescente que ha perdido los cuidados parentales de forma definitiva —y por cualquier circunstancia— tenga la posibilidad de encontrar una familia que pueda brindarle cuidado y protección de manera permanente. 

    En contraste, el acogimiento familiar, a pesar de que también atiende a una niña, niño o adolescente que ha perdido sus cuidados parentales, es una medida temporal que busca ser una transición para que ella o él encuentre, eventualmente, un núcleo familiar permanente o inicie de manera adecuada su vida independiente. 

    Esta acogida busca reintegrar a la o el menor con su familia de origen (madre o padre), y si no es posible, con algún miembro de su familia extensa (abuela, tío, etcétera) o, en su defecto, con alguien con quien tenga un lazo comunitario (como una madrina o padrino). En caso de que ninguna de estas opciones sea posible, como última alternativa, se considera la adopción, detalla el asesor de Fundación Juconi. 

    Aún así, lo preferible en el Programa Cuidado Alternativo de Acogimiento Familiar de Fundación Juconi siempre será que la o el adolescente pueda regresar eventualmente con su familia original (si las condiciones lo permiten), detalla Flores. Sin embargo, en muchas ocasiones también sucede que la o el menor llega, efectivamente, a la mayoría de edad y se independiza.

    Flores explica que hay miles de menores  refugiados y refugiadas en México que han tenido que separarse de sus familias por factores tales como la violencia ejercida hacia ellas y ellos desde su lugar de origen, lo que les obliga a desplazarse, o por trámites migratorios al momento de ingresar a este país. Es por esto que nunca se pierde la intención de Fundación Juconi de reunirles otra vez. 

    Continúa leyendo en nuestro medio aliado LadoB


    TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué nos enojamos cuando localizan a dos adolescentes con vida en un país que es una fosa?

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.