Chihuahua

martes 6 diciembre, 2022
Ver más

    Después de la reforestación vino el “cierre” del cerro del Mogote

    Jaime Armendáriz / Raíchali

    Después de que varios activistas sembraron árboles hace unas semanas en el cerro del Mogote, en la zona Noroeste de la ciudad de Chihuahua, una empresa constructora colocó una malla ciclónica para impedir el paso a las personas, y por ende se afectó a quienes acudían constantemente a hacer ejercicio en ese espacio verde.

    El colectivo Salvemos los Cerros de Chihuahua acudió durante el fin de semana para evidenciar que con ese bloqueo se violenta el libre tránsito, pues si bien puede ser propiedad privada, existe una parte cercada que está contemplada por el Ayuntamiento como una calle y ésta debe quedar libre.

    Justo por esa parte cruzaban decenas de personas todos los días para caminar por el cerro, pero ahora están impedidos y quienes lo hacen por otro lado, se ponen en riesgo de alguna caída.

    Ante ello ya se tienen por lo menos 400 firmas ciudadanas para solicitar a las autoridades la declaratoria de ese cerro como un área natural de valor ambiental, ya que aparte hay espacios donde se ve escombro y comienza a destruirse la flora de la zona.

    El hecho de que la propiedad sea privada no da derecho a que se destruya el ecosistema, queremos que las leyes ambientales se respeten, indicó Luis Rivera, integrante del colectivo.

    De momento se han presentado denuncias en la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología a nivel municipal, Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del Gobierno del Estado, Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por el daño al cerro, pero en ningún caso se ha actuado.

    Ese espacio forma parte de algunos otros cerros que conforman la llamada cierra Mogote, explicó Rivera. Además detalló que existen plantas con propiedades analgésicas que poco a poco desaparecen por el mal uso que se le da a algunas partes de esa área, como por ejemplo la que queda a un costado de un fraccionamiento privado y que es utilizado para depositar escombro.

    Hace varias semanas el colectivo acudió a plantar algunos árboles, de los cuales algunos quedaron ya dentro de la cerca que puso la empresa Corporación Técnica de Urbanismo (CTU). Esa actividad ecológica es lo que generó la molestia y por eso vino la reacción desde el ente privado, señalaron varios de los afectados.

    “Lo que queremos es resignificar nuestra relación con el territorio. No podemos seguir viendo que estos espacios naturales sean destruidos y luego, con el argumento de que ya están destruidos, se busque la urbanización”, especificó Luis Rivera.

    Insistió en que la autoridad debe contemplar ese cerro como un espacio de infraestructura ambiental, como un parque natural protegido, pero no permitir que privados lo afecten.

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.