Chihuahua

sábado 20 abril, 2024

El hogar del Rascón Azteca en peligro (el “mejoramiento del río los está destruyendo)

Texto y fotografía por Vida en el río San Pedro

A finales de agosto de 2022 el cauce del río San Pedro tuvo un flujo de agua atípico, pero que antaño se consideraba normal en temporada de lluvia; creció como lo hace cada vez que, a causa de un aumento en la cantidad de lluvia  en la cuenca, la presa Francisco I. Madero en Rosales, Chihuahua, vierte el exceso de agua. En ese año, luego de unos días la corriente disminuyó y, en nuestros recorridos de monitoreo de la biodiversidad, pudimos observar los efectos de la creciente, como: la erosión de algunos tramos de caminos o de porciones de algunos campos de cultivo, básicamente aquellos que se encuentran dentro en la zona de inundación histórica y natural del río.

De igual manera lo observamos en puntos de urbanización creados en esas mismas zonas de inundación (Lectura recomendada: «Reflexión sobre la temporada de lluvias«). Naturalmente, también observamos vegetación (tules, arbustos y árboles como álamos y sauces), arrancados del cauce o bien, en una posición distinta a la original, o con sus raíces expuestas, en el caso de árboles en la ribera.

A pesar de ser habitantes de Meoqui y la región, y de haber presenciado numerosas crecidas del río San Pedro o haber presenciado derrumbamientos de puentes en distintas ocasiones (al menos los adultos), nunca imaginamos la destrucción que vendría meses después, ya no a causa de la lluvia, sino de las manos de las “autoridades” estatales y municipales de Meoqui (aunque hemos documentado hechos similares en el municipio de Rosales) y con gasto millonario (como si no hubiese necesidades más urgentes y útiles para la población).

Amparados por el pretexto de “reforzar la ribera y prevenir inundaciones”, como si eso fuera posible, el cauce del río San Pedro, su paisaje y su biodiversidad están siendo arrasados con maquinaria diversa en distintos puntos.

Ante lo que debería ser un escándalo ecológico, dada la cantidad de biodiversidad que es desplazada y/o destruida, el relleno de cuerpos de agua, la modificación del cauce a voluntad (¿o hay algún estudio científico que sustente cada intervención con maquinaria y mida su impacto?), la creación de caminos, la extracción de material pétreo, los disturbios, etc., la sociedad permanece desinformada, ignorante y en silencio.

Ese mismo silencio no es de extrañar en: los medios de comunicación (periódicos y estaciones de radio), que no publican una sola crítica a los gobernantes en turno (se han convertido en meros voceros de dichas administraciones), ni mucho menos en el sector económico, que son los impulsores y supuestos beneficiados de la modificación del río, y por supuesto, los gobiernos de los tres niveles, quienes toman decisiones arbitrarias y administran los fondos públicos en favor del único beneficiado: el sector económico.

¿Alguna vez el pueblo dirá “Ya basta, el río es de todas, no más destrucción”?

En diversos artículos hemos documentado aspectos, como la dudosa “necesidad” de reencauzar el río San Pedro, la destrucción del ecosistema, la biodiversidad de la cuenca, la inutilidad de depositar escombro “para contener la lluvia”, y más recientemente, hemos presentado evidencia de la destrucción de cuerpos de agua, biodiversidad y alteración del cauce del río San Pedro.

En este artículo deseamos preguntarle a la población ¿cuándo será suficiente el daño hacia el río para que intervenga la comunidad? ¿Hasta que desaparezca y sólo quede el recuerdo? ¿O llegara el punto en que ni eso, como ahora, que ya nadie parece recordar cuando el río era río y hasta donde crecía prácticamente cada año?

Esta alarma deriva y crece, por el cada día más peligroso avance de la maquinaria y el proceso de destrucción (aunque ellos lo llamen mejoramiento) del río San Pedro hacia áreas del humedal que concentran el mayor porcentaje de avistamientos, en todo el país, del Rascón Azteca (Rallus tenuirostris), que además en esta temporada inicia su época reproductiva; una de las dos aves en peligro de extinción de acuerdo con la Ley Mexicana, registradas en el río San Pedro (NOM-059, SEMARNAT).

Al lector le hacemos notar que esta clasificación no significa que el resto de las especies que habitan en este ecosistema no sean importantes o merecedoras de la atención y protección de la comunidad, sino que debido a que el hábitat de esta especie ha sido destruido o modificado drásticamente, o debido a enfermedades o depredación, la población del Rascón Azteca en el territorio nacional ha disminuido drásticamente.

En el mapa de abajo mostramos algunas de las áreas del río que han sido y siguen siendo destruidas: para retirar material pétreo, reconstruir caminos y terrenos, mismos que fueron erosionados por el flujo natural del agua en el año 2022, ¿alguien puede asegurar que estas obras evitaran que vuelva a ocurrir? Recordemos que ya antes se han hecho otros intentos y han sido en vano.

Mapa del río San Pedro, Meoqui, Chihuahua, que muestra algunas de las áreas devastadas por los procesos de «mejora» en el humedal. Mapa tomado de https://www.inegi.org.mx/app/mapa/espacioydatos/

En la segunda imagen se muestran los avistamientos del Rascón Azteca y también la proximidad de la maquinaria a la zona. El Rascón Azteca cuenta con 178 registros con fotografía o sonido en la plataforma de iNaturalistMX en todo México, de las cuales 145 registros son en el Estado de Chihuahua, 136 de ellas, es decir el 93.8 % de los registros en el Estado de Chihuahua (o el 76 % de las observaciones en México) se encuentran en la zona indicada en el recuadro naranja. La maquinaria ya está en una de las zonas que habita y donde anida el Rascón Azteca. ¿La Administración Municipal de Meoqui cuenta con estudios científicos que aseguran que los individuos, en época de reproducción, no se encuentran en peligro?

Mapa de Naturalista que muestra cómo el 76 % de las observaciones del Rascón Azteca en México (recuadro naranja) y la aproximación de la maquinaria al hábitat de la especie.

¿Será que la Administración Municipal de Meoqui pondrá su parte en la extinción de esta especie? Este es el amor a Meoqui, destruir su mayor bien natural.

***

Este trabajo fue publicado originalmente por Vida en el Río San Pedro. Raíchali lo reproduce con la autorización de sus autores. Ve aquí la publicación.


TE PUEDE INTERESAR

Déjanos tus comentarios

Recientes

spot_imgspot_img

Notas relacionadas

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.