Chihuahua

miércoles 21 febrero, 2024
Ver más

    Gobernadora ralámuli, presente en histórica manifestación de mujeres indígenas en Brasil

    Brasilia, Brasil, 15 de septiembre de 2023.- Al grito de “No al Marco Temporal”, la marcha de mujeres indígenas más multitudinaria en la historia de Brasil tomó las calles de su capital el pasado 13 de septiembre para exigir el reconocimiento de las tierras indígenas y un alto a la violencia contra las mujeres y los territorios indígenas.

    Por Adazahira Chávez para Raíchali

    Fotografías Natalia Ramírez, Indigenous Peoples Rights International

    Alrededor de 7 mil mujeres indígenas de los seis ecosistemas -o biomas- de Brasil (Amazonas, Cerrado, Mata Atlántica, Caatinga, Pampa y Pantanal) acamparon del 11 al 13 de septiembre en la plaza del complejo cultural Funarte. Ahí, en medio de danzas y cantos ancestrales, las mujeres realizaron mesas de discusión de problemas como el cambio climático, la atención sanitaria de calidad, educación y oportunidades económicas; la protección de la tierra y los recursos naturales, y la violencia contra las mujeres indígenas.

    Esta tercera edición de la marcha contó con la presencia de una delegación internacional de mujeres indígenas que acudió a solidarizarse y a intercambiar experiencias. Entre ellas estuvo Teresa González Parra, quien viajó más de 8 mil kilómetros desde San Elías Repechique, en la Sierra Tarahumara, Chihuahua (México), hasta Brasilia. La señora González Parra es segunda siríame de su comunidad y presidenta del Taller de Costura Bowé Najativo en la misma localidad.

    Como parte de la delegación internacional, Teresa González acudió a reuniones en el Consejo Nacional de Justicia y la Corte Suprema de Brasil, en las que se pidió a las autoridades brasileñas la protección a los derechos territoriales indígenas. Actualmente, los pueblos indígenas brasileños se encuentran bajo amenaza de perder sus tierras ancestrales, pues los sectores interesados en ocuparlas promueven el “marco temporal”, que afirma que los pueblos indígenas y tribales solo tendrían derecho a las tierras que estuvieran ocupando en la fecha de promulgación de la Constitución Federal de 1988.


    Jannie Lasimbang (Miembro de la Asamblea Legislativa del Estado de Sabah), Teresa Parra (defensora y gobernadora ralámuli, Norma Don Juan (Foro Internacional de Mujeres Indígenas – FIMI) y Daniela Juárez (defensora nahua de Cuetzalan.

    El Sistema Interamericano de Derechos Humanos ha valorado el derecho a la propiedad colectiva de pueblos indígenas y tribales debido a la especial conexión que poseen con sus territorios y ha manifestado su preocupación por los efectos negativos del “marco tiemporal” sobre los pueblos y su derecho al territorio.

    En San Elías Repechique saben de estos efectos; la comunidad ha desarrollado una larga batalla en los tribunales por el reconocimiento de sus tierras, usurpadas por personas externas, y por el pago de los daños causados por la instalación sin consentimiento de un aeropuerto en su territorio.

    La delegación internacional también tuvo un espacio de discusión con la Ministra de los Pueblos Indígenas de Brasil, Sonia Guajajara, para hablar sobre las experiencias de mujeres indígenas participando en política institucional. Así mismo, realizaron una intervención en el campamento para hablar de la importancia de utilizar la Recomendación General 39 de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW, para fortalecer la lucha de las Mujeres y Niñas Indígenas.

    El día 13 de septiembre, la jornada se cerró con la histórica marcha. Mientras la primera marcha -en 2019- se realizó bajo el gobierno bolsonarista, al que han calificado de genocida, esta ocasión el tablero ha comenzado a cambiar. Las mujeres indígenas están en el Ministerio de Pueblos Indígenas, en la Cámara de Diputados y en la titularidad de la Fundación Nacional del Indio (Funai).

    Mientras las organizadoras esperaban alrededor de 4 mil participantes, casi el doble se hicieron presentes. Las calles vibraron bajo los pies de las mujeres indígenas que exigen respeto a sus territorios y fin a la violencia en su contra. Ahí, los pasos de Teresa estuvieron unidos a los de sus hermanas indígenas en Brasil.


    TE PUEDE INTERESAR

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.