Chihuahua

viernes 5 marzo, 2021
Ver más

    Juicio contra el padre Aristeo, en la recta final

    El Tribunal de Enjuiciamiento emitirá su fallo luego escuchar las conclusiones del Ministerio Público, la Asesoría Jurídica y los abogados defensores del cura en una audiencia programada para el lunes 22 de febrero

    Blanca Elizabeth Carmona/La Verdad

    La presentación de pruebas en el juicio oral que se sigue al sacerdote Aristeo Trinidad Baca, por su presunta responsabilidad en los delitos de violación y abuso sexual en contra de una niña de su feligresía, concluyó y el enjuiciamiento entró en la recta final. El Tribunal escuchará las conclusiones de todas las partes el próximo 22 de febrero, para luego emitir su fallo.

    El último testigo desahogado este miércoles 17 de febrero, en el décimo treceavo día del juicio, fue la contadora Sonia Yanneth López Castillo testigo experta ofrecida de forma directa por el clérigo no por sus abogados, aunque fueron ellos quienes la interrogaron

    La mujer dijo que ella realizó un análisis contable a los ingresos de la parroquia Santa María, del periodo comprendido del primero de septiembre del 2014 al 31 de enero del 2019, en el que se incluyeron los dineros de cuatro capillas, que también estaban a cargo del padre Aristeo, estas son: San Andrés, San Pedro, Nuestra Señora de Guadalupe y San Luis Gonzaga.

    La contadora dijo que de enero a diciembre del 2018 aumentó lo recaudado, se documentó el ingreso de 509 mil 725 pesos contra los 134 mil 528 que recibieron de enero a diciembre del 2017.

    Esta información coincide con la declaración que realizó Aristeo Trinidad, el pasado 4 de febrero, al afirmar ante los jueces que él es inocente y que el móvil de la denuncia interpuesta en su contra por los delitos de violación y abuso sexual es el dinero de las limosnas y colectas.

    En esa declaración el presbítero también señaló que los padres de la víctima se desempeñaron como tesoreros de la parroquia a Santa María de la Montaña hasta marzo del 2018, cuando aseguró que él les quitó esa responsabilidad, y a partir de esa fecha se incrementó el monto que se recolectaba anualmente.

    Otro testigo de descargo, el diácono Édgar Iván Flaco Márquez, declaró en el mismo sentido. Este último dijo que entre sus funciones se encontraban elaborar los informes mensuales del dinero en la parroquia Santa María de la Montaña para enviarlos a la Diócesis de Ciudad Juárez y que notó un aumento en los ingresos a partir que los padres de la víctima dejaron de ser tesoreros.

    Esta información se contrapone con la declaración de los papás de la víctima, quienes afirman que ellos contaban el dinero en presencia de Aristeo Trinidad y que dejaron de ser tesoreros por decisión propia. Además de negar haber cometido algún desfalco.

    “En tu experiencia licenciada ¿es normal ver esa diferencia numérica?”, cuestiono este miércoles 17 de febrero Javier Soto Orduño, uno de los abogados defensores de Aristeo. A lo que la contadora respondió “no es normal a reserva de que se haya recurrido ahí datos internos que yo desconozco. Pero no es normal por lo regular lleva una tendencia, la tendencia puede ser en aumento o decremento, pero necesitaría haber ocurrido un evento bastante significativo para que hubiera esta variación”.

    La contadora explicó que el informe lo realizó a partir de un libro de contabilidad que le facilitaron, en el que se asentaron los ingresos y egresos a partir de diversos comprobantes como los estados de cuenta bancarios.

    La declaración de Sonia Yanneth López se prolongó por más de cinco horas entre el interrogatorio directo, el contra interrogatorio y el recontrainterrogatorio efectuado por el abogado defensor, la agente del Ministerio Público, Consuelo Iveth Arredondo Serna, y la asesora jurídica de la víctima, Diana Edith Torres.

    El penúltimo testigo ofrecido por la defensa del sacerdote fue el ginecólogo Rodvick Bueno Solís. Él compareció ante el Tribunal la tarde-noche del pasado 12 de febrero y a preguntas de los abogados defensores del clérigo descalificó el peritaje médico realizado a la víctima.

    Indicó que el personal de la Fiscalía estatal no aplicó los instrumentos idóneos para ese estudio, pues se utilizó el ojo humano para el dictamen y con esto no era posible observar una lesión en el área íntima de la víctima.

    La legista de la Dirección de Servicios Periciales y Ciencias Forenses de la Fiscalía estatal, Diana Fabiola López Peinado, realizó un examen a la víctima y documentó que encontró una lesión compactible con un ataque sexual.

    El día que compareció ante el Tribunal, Bueno Solís, la agente del Ministerio Público le mostró una fotografía tomada a la víctima por la perita Diana Fabiola, enseguida pidió que la imagen fuera ampliada y luego lo interrogó. La fiscal le preguntó al testigo que observaba en la imagen y tartamudeando Bueno Solís dijo que podía ver una lesión.

    Continúa leyendo en nuestro medio aliado La Verdad


    TE PUEDE INTERESAR: Taller de costura rarámuri, detenido desde hace 7 meses por el gobierno

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.