Raíchali

No quitaremos el dedo del renglón hasta que se haga justicia: mamá de Esperanza


Para la familia de Esperanza Chaparro, una cruz con el nombre de la joven representa más que mantener viva su memoria: es un recordatorio al Estado de que el crimen continúa impune.

El símbolo, colocado este domingo por los cinco años del feminicidio de Esperanza, también viene a nombrar a la Sierra de Nombre de Dios como el sitio en el que más cuerpos de personas desaparecidas, principalmente mujeres, han sido localizados en la capital.

En entrevista telefónica, María Sáenz aseguró que no quitará el dedo del renglón hasta que se haga justicia, por ello reiteró su exigencia de abrir más líneas de investigación para capturar a los asesinos de su hija.

Consideró que el proceso se ha retrasado pues, aunque han proporcionado la información que la Fiscalía les ha solicitado, las autoridades sólo se han centrado en una línea de investigación.

Pese a las trabas, enfatizó que no permitirán que el caso quede en el olvido y continuarán trabajando para que el feminicidio de su hija se esclarezca.

“Hay avances, pero no los que quisiéramos. La investigación va lenta, hay vences en que, en vez de ayudarnos, a veces nos atoran, pero aquí seguimos esperando (justicia)”


Foto: cortesía de la familia de Esperanza


Sobre la actividad que realizó la familia, mencionó que la intención es dar a conocer que la Sierra de Nombre de Dios es una de las zonas en las que históricamente han localizado los cuerpos de las personas desaparecidas.

Destacó que, por las características del terreno, tales como la distancia con la mancha urbana de la capital y que no es accesible para cualquier vehículo, es difícil que las personas con algún familiar desaparecido, acudan a buscarlos.

 “Se hizo con la intención de que la gente sepa en dónde dejan a nuestras hijas, es un lugar retirados de la ciudad, tan lejos que no te imaginas cómo buscar a los desparecidos ahí. Es como intentar encontrar una aguja en un pajar”

Foto: cortesía de la familia de Esperanza


Esperanza Chaparro fue reportada como desaparecida el 26 de enero de 2014. Lo último que su familia supo de ella fue que salió de su trabajo en una mercería de la calle Victoria, hacia la estación del Juárez del ViveBus.

Con el apoyo de la organización Justicia para Nuestras Hijas, el 2 de marzo fue localizado el cuerpo de la joven en el terreno antes mencionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *