Chihuahua

martes 20 abril, 2021
Ver más

    Ante promesas incumplidas, vecinos bloquean relleno sanitario

    “Ya hicimos mucho por la vía pacífica. Así como se cansaron un ratito de estar aquí parados, nosotros estamos cansados de estar años tratando de dialogar y de llegar a algo con ustedes” dijo una de las vecinas de los fraccionamientos aledaños al relleno sanitario de ciudad Chihuahua después de bloquear su entrada.

    Por Raúl Fernando Pérez Lira

    Vecinos de diversos fraccionamientos, organizados como Alianza Comunidad y Alianza Romanzza y Paseo de los Leones, impidieron el acceso al relleno sanitario en protesta por la falta de resolución a un problema del que vienen quejándose desde hace años: la contaminación y los peligros a los están expuestos por el mal manejo de los desechos en la ciudad.

    El bloqueo duró poco más de una hora, durante la cual se formó una larga fila de camiones que esperaban para poder descargar la basura que recogieron en la ciudad. Los vecinos exigían que se presentaran el Director de Servicios Públicos, Ricardo Martínez, y la alcaldesa suplente María Angélica Granados, ante la falta de respuesta a una petición de diálogo.

    El funcionario público se presentó ante los vecinos para pedirles que por favor dejaran pasar los camiones. Sin embargo, los vecinos mantuvieron el bloqueo hasta que Martínez contestara a sus cuestionamientos.

    Martínez dijo que al actual relleno sanitario le quedan menos de 5 años de vida y que ese compromiso quedó firmado en una minuta, una declaración de la que los vecinos desconfían.

    “Eso me dijeron cuando compré mi casa en 2008”, dijo uno de los quejosos, “que ya no tenía vida útil, que ya lo iban a quitar. Esa era la promesa para comprar la casa ahí”.

    Desde el 2019 que el director había prometido también la instalación de extractores de gas metano, pues este se acumula bajo tierra por la descomposición de los desechos, una promesa que sigue sin cumplirse.

    Otro de los vecinos explicó que la misma organización vecinal descubrió un basurero clandestino que operaba a un costado del formal con conocimiento del municipio y del encargado del relleno sanitario, por lo que en 2020 solicitaron al Secretario del Ayuntamiento César Jáuregui que asignara presupuesto suficiente para la adecuada remediación ambiental de dicho tiradero ilegal.

    Jáuregui accedió incluir ese presupuesto en el 2021, aunque el tiradero estuviese en un predio privado.

    Pero en el encuentro con los vecinos, Martínez declaró que ese presupuesto ya se había ejercido el año anterior.

    “Ya está hecho el trabajo. El trabajo de limpieza ya se hizo el año 2020”, contestó.

    Ricardo Martínez García, Director de Servicios Públicos Municipales.

    “Ricardo Martínez va y sin permisos ni estudios de impacto ambiental ni nada echa una capa de 30 cm sobre desechos que no sabemos qué son. Esos desechos están sobre una cuenca hidrológica y no sabemos si están permeando residuos al manto freático”, explicó David Hernández, uno de los inconformes, durante la protesta.

    Otro de los cuestionamientos que se le hizo fue por su propuesta de abrir una tercer celda para la basura en el mismo sitio, cuando su compromiso era terminar de cerrar la segunda celda y comenzar a operar un nuevo relleno sanitario en otra parte de la ciudad.

    “¿Qué pasó con la clausura y la apertura del nuevo relleno?”, preguntaron.

    Martínez contestó que dicha tercera celda no estaba en operación y que esta ya no sería su responsabilidad, aunque él mismo la gestionó y anunció en 2019.

    “En esta administración no se va a abrir. No está habilitada”, respondió.

    “Tiene usted dos años prometiendo y usted pudo haber resuelto esto en una mesa de trabajo pero no lo quiso así”, le reclamó uno de los vecinos a Martínez.

    Finalmente, los comités vecinales decidieron levantar el bloqueo, pero advirtieron al director que el siguiente sábado regresarían si no atienden sus demandas.

    “Fue municipio el que dio los permisos de las construcciones, esto es parte del municipio y aquí no se está trabajando bien”, dijo una de las vecinas antes de retirarse. “El siguiente sábado ya no se la vamos a perdonar.”

    “Nosotros tenemos ya algunos años solicitando que se haga un tratamiento correcto de la basura”, explicó una de las vecinas en entrevista con Raíchali. “Empezamos con el basurero antiguo, que se empezó a utilizar en los 90s, y toda la basura se quedó enterrada en un hoyo nada más”.

    De acuerdo con un estudio topográfico realizado por los mismos vecinos, el viejo relleno sanitario se encuentra a 110 metros de distancia de sus fraccionamientos, por lo que temen que la descomposición de los desechos pueda representar un problema para ellos.

    “Eso provoca que haya gases adentro, entonces los gases buscan por donde salir, se hacen incendios y a veces llegan hasta las casas”, continuó, “entonces corremos peligro de estar ahí”.

    Estaba originalmente planeado que el relleno sanitario cerrara en 2005. Sin embargo, una historia de cohecho, que derivó en el arresto del expresidente municipal Juan Blanco, terminó por extender la vida del depósito de basura.

    “Entonces a los vecinos y a los desarrolladores les dicen que ya van a clausurar el relleno sanitario pero ellos, en un entramado de corrupción, siguen dándole vida a un relleno que desde el 2005 debió haberse cerrado”, explicó Hernández.

    Fue en 2018 que un gran número de vecinos comenzaron a quejarse por los malos olores, los incendios, y toda la basura que el viento arrastra hasta sus casas, por lo que llevaron oficios a la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología, a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, y a todas las dependencias posibles.

    Pero después de diálogos y mesas de trabajo con Jáuregui y Marco Bonilla, ambos del Partido Acción Nacional, los vecinos sienten que no ha habido avance.

    “Tenemos una queja ante derechos humanos y una petición de audiencia con la presidente, la cual nunca nos dieron”, dijo una de las vecinas durante la protesta. “Nos dejaron nada más al aire, nos dejan en promesas pero no hay en realidad una respuesta concreta”.

    En el 2020 se comenzó la construcción de una escuela primaria y un jardín de niños para los habitantes de estos fraccionamientos en la carretera a Aldama. Es posible que abran sus puertas a los alumnos el segundo semestre de 2021, si la situación con la pandemia mejora, pero a los padres de familia les preocupa su proximidad con el basurero.

    “Hay una capa de basura que se está depositando, por más de 15 días, que se ve directamente desde la zona en la que acaban de construir un kinder. Tenemos un claro en que lo único que vemos es esa basura destapada”.

    Algunos de los vecinos expresaron que ellos no tenían idea de los riesgos que estaban comprando, pues declararon no conocer la zona o haber llegado bajo engaños de la misma inmobiliaria que construyó los fraccionamientos Romanzza, Paseo de los Leones y otros.

    “Todo eso a nosotros no nos lo dijeron cuando compramos”, dijo una de las vecinas. “Entonces para mí nunca debieron de haber dado permisos cerca de zonas contaminadas”.

    “La inmobiliaria dice que ellos compraron los terrenos ya urbanizados y que no sabían al respecto”, dijo otra en entrevista. “Finalmente nos culpan a nosotros por haber comprado en la zona”.


    TE PUEDE INTERESAR: Resistencia en el equinoccio: La lucha ecologista se mantiene en Chihuahua.

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.