Despido en la pandemia: empleo formal o no, se violan derechos

Jade Ramírez / Perimetral

Fotografía LadoB

Rubí tiene 27 años y es madre de tres: un niña de 12, uno de 6 y una pequeña de 4 años quien no le dice mamá porque la ha criado su abuela desde que nació, cuando ella debió salir de Chiapas para trabajar limpiando casas ajenas.

A las 8.45 de la noche del viernes no sabía dónde pasar la noche Rubí. Las dos mujeres que conocía y fueron a recogerla para llevarla a la central camionera, vivían en Tonalá y no tenían espacio para una más.

El problema en ese momento no era que se quedó sin empleo por el que recibía 8 mil pesos al mes desde hace más de dos años, sino que la paga semanal no se la dio por lo que no le alcazaba para comprar un boleto a la Ciudad de México y luego otro a Tapachula.

Acá la historia completa en nuestro medio aliado Perimetral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.