En etapa más crítica de pandemia, dependencias estatales relajan medidas para proteger a trabajadores

Patricia Mayorga / Raíchali

Chihuahua fue el primer estado en regresar al color rojo del semáforo epidemiológico el 23 de octubre pasado. Pero en esta ocasión, las medidas de movilidad tuvieron variaciones respecto del inicio de la pandemia, cuando el semáforo rojo tiñó todo el país.

Al iniciar la pandemia, el secretario de salud era un médico: Jesús Enrique Grajeda, quien falleció el 26 de julio pasado. Ahora, es un economista: el panista Eduardo Fernández Herrera.

Otra diferencia entre el lapso de la primera etapa del semáforo rojo y la actual, es que ahora Chihuahua está en proceso electoral que dio inicio el 1 de octubre.

Mientras que las autoridades de salud advierten que la pandemia de Covid-19 no cede en Chihuahua, en diferentes dependencias de gobierno estatal no restringieron actividades la primera semana, con el regreso al semáforo rojo, a pesar de los brotes que se han registrado.

Entre trabajadores de la Secretaría de Desarrollo Social, la Comisión Estatal de Pueblos Indígenas (COEPI) y la Fiscalía General del Estado, hubo inquietud porque conocían cada día de contagios y sus jefes no accedían a turnar el trabajo en casa, como sucedió al principio del confinamiento.

Otro sector “protegido” en el que ha habido 10 brotes durante toda la pandemia -2 continúan activos según la Secretaría de Salud-, es la industria maquiladora de exportación. De esos 10 brotes se han registrado 100 casos confirmados y 26 fallecimientos, sólo son las cifras oficiales. 

En el decreto publicado ayer en el Periódico Oficial del Estado, dentro de la alerta sanitaria “Chihuahua en alerta”, la actividad industrial considerada esencial (entre ésta el sector automotriz, el aeroespacial y la minería), está exenta de horario restringido de lunes a viernes. Sólo suspenderán el trabajo los sábados y domingos durante las siguientes dos semanas.

Desde junio pasado, el gobernador Javier Corral Jurado dio a conocer en varios programas transmitidos a través de sus redes sociales y las de gobierno estatal, el semáforo epidemiológico y las actividades que podrían abrirse según el cambio de color.

Al principio, entre las actividades esenciales sólo eran las que fueran indispensables para apoyar las medidas de prevención y contención de la pandemia.

Cuando el semáforo cambió a color naranja, la industria aeroespacial y automotriz se convirtieron en las nuevas esenciales. Pero ahora, durante el regreso al semáforo rojo, el gobernador aprobó un cambió al decreto Acuerdo 120/2020 para beneficiar a ese sector, en la fracción décima con la siguiente justificación:

“La estrategia para hacer frente a la pandemia debe ser flexible y adaptarse a la realidad, por lo que las medidas de prevención y control pueden variar con base en el análisis de la información epidemiológica (…) Ahora bien, es necesario adecuar las restricciones sanitarias contenidas en dicho sistema de semaforización, principalmente aquellas que deben acatarse por la industria, al ser éste un sector que ha cumplido de forma adecuada con las medidas preventivas y cuya operación resulta fundamental en nuestra entidad”, dice el decreto publicado el 22 de octubre.

El acuerdo indica que el párrafo cuatro del artículo décimo se anexa al Acuerdo 102/2020 publicado en agosto de 2020 e indica que la Secretaría de Salud es la encargada de establecer cuáles actividades son esenciales y cuáles no.

Los sectores aeroespacial y automotriz se encuentran dentro de las actividades esenciales que pueden trabajar hasta con el 60 por ciento de su planta laboral, otras áreas no esenciales, pueden laborar con el 30 por ciento.

INQUIETUD EN DEPENDENCIAS POR BROTES DE COVID-19

En la Secretaría de Desarrollo Social, los empleados se inquietaron aún más, después de que el lunes 26 de octubre falleció Carlos Hernández Reyes, quien era auditor de la dependencia. En el transcurso de la semana conocieron que por lo menos hay 43 casos confirmados y dos compañeros de trabajo -uno del departamento jurídico- han acudido porque son asintomáticos.

Los trabajadores comenzaron a presionar a sus jefes, pero se han topado con oídos sordos. Apenas el miércoles de la semana pasada lograron, por presión y sólo en algunas áreas, trabajar con guardias.

Entrevistados por separado, cuatro empleados de la dependencia, de distintas áreas y quienes pidieron reservar su identidad por temor a perder su trabajo, aseveran comenzó una “cacería de brujas” para justificar las causas de las faltas. Sus áreas que no son actividades esenciales, aseguran.

Incluso, al inicio de la pandemia con semáforo rojo (en Chihuahua la situación no era tan grave), las medidas preventivas fueron más estrictas que ahora, cuando la ocupación hospitalaria llega hasta el 100 por ciento en 9 hospitales públicos y privados de Juárez, Chihuahua y Delicias. Otros 10 reportan entre el 65 y 94 de ocupación.

El actual secretario de Desarrollo Social, Luis Alberto Aguilar Lozoya, asumió el cargo el 11 de marzo de 2020, unos quince días antes del inicio del confinamiento en la entidad e indicaron. Los empleados aseguran que al interior de la dependencia se conoce que tiene aspiraciones políticas como diputado o alcalde de Camargo, donde radica.

“Coincidimos varios, en que la renuencia por parar actividades de la secretaría, tenía que ver con las aspiraciones políticas del actual secretario, quien durante el tiempo que tiene como encargado se ha dedicado a hacer actividades que lo pongan en los reflectores hasta por la cosa más mínima. Siempre debe acompañarlo mucha gente a donde va, para manera su imagen”, comenta uno de los entrevistados.

En anuncios públicos, el secretario llama a la población a respetar las medidas sanitarias, pero no cuida a los trabajadores de Desarrollo Social, advirtieron y aseguraron en la dependencia han despedido a personas vulnerables durante la pandemia, agrega otro.

Los entrevistados señalaron que, aunque semanas previas el semáforo aún no estaban en rojo, era evidente que cada día se sabía de un contagio y todos trabajan con poca distancia. Además, hay brigadas que salen con frecuencia a atender comunidades en la Sierra Tarahumara, por lo que alertaron que se deben extremar las medidas sanitarias.

Se solicitó una entrevista sobre el tema, con Aguilar Lozoya, pero hasta ahora, no se ha concretado.

En la COEPI también ha habido preocupación entre trabajadores, por el registro de 7 casos hasta la semana pasada.

La titular de la dependencia, María Teresa Guerrero Olivares, accedió a la entrevista y dio a conocer que de 124 persona que laboran ahí, en junio tuvieron un caso confirmado, en septiembre 2 y en octubre 7 personas.

A una semana del paso al semáforo rojo, dio a conocer María Teresa Guerrero, la COEPI emitió una circular el 28 de octubre, para informar que la afluencia del personal será del 30 por ciento, el personal que trabaje en casa lo hará con objetivos diarios y semanales que establecieron las jefaturas.

El área de recursos humanos solicitará de manera aleatoria al personal, enviar su ubicación en tiempo real vía WhatsApp para verifica que están en sus viviendas y de no ser así, se descontará el día.

En la Fiscalía Zona Norte, con sede en Ciudad Juárez, hubo un presunto brote de trabajadores de la dependencia, que tenían síntomas sospechosos de Covid-19, luego de que escoltas del gobernador Javier Corral resultaron positivos. Uno de sus escoltas, José Luis Orozco Montes, falleció el 19 de octubre pasado. Otros funcionarios del equipo, resultaron positivos, según informó el fiscal general, César Augusto Peniche Espejel a medios locales.

En la conferencia de prensa de este jueves, para informar la situación de Covid-19 en la entidad, preguntaron si los trabajadores vulnerables a coronavirus continuaban trabajando en el gobierno estatal.

El subdirector de epidemiología, Gumaro Barrios Gallegos, respondió que no se tenía el dato, pero que la Secretaría de Salud recomienda tomar las medidas para beneficiar a todo el personal que labora en las instituciones.

“No tengo el dato al respecto, pero recordemos que siempre se busca beneficiar a todo el personal de salud que labora en cualquier institución , que busquen la mejor estrategia que les parezca para mantener una buena distancia. Si tienen posibilidad de hacer trabajo en casa, que lo hagan. Siempre y cuanto, tomando como punto cardinal, evitar el contagio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.