Chihuahua

martes 25 junio, 2024

“El humo no cubre la injusticia”: denuncias y exigencias a un año de la tragedia migrante en Ciudad Juárez

Los nombres de los 40 migrantes fallecidos en el incendio ocurrido en la estancia migratoria el 27 de marzo del 2023 volvieron a nombrarse frente al INM en Ciudad Juárez. “Es el primer aniversario sin hermanos, sin padres, sin los esposos, sin los hijos, sin los amigos…” 

Texto y fotos: Verónica Martínez y Anabel Rojas / La Verdad

Ciudad Juárez– Varios bloques de barro fueron colocados frente a la estancia del Instituto Nacional de Migración (INM) que se mantiene cerrada desde la tragedia migrante. Sin herramientas, solo usando sus manos, hombres y mujeres tomaron la arcilla fresca y fueron uniendo los bloques, unos sobre otros, hasta formar cinco columnas erguidas como un monumento que conmemora lo que ocurrió en este sitio hace un año.

Organizaciones civiles que trabajan por los derechos de las personas migrantes en ambos lados de la frontera, grupos religiosos, colectivos artísticos y la comunidad fronteriza se reunieron este miércoles en el exterior del edificio de la estancia migratoria donde 40 hombres migrantes murieron encerrados, asfixiados por el humo, en medio de un incendio ocurrido la noche del 27 de marzo del 2023.

En un acto de protesta y de memoria, denunciaron la responsabilidad del Estado mexicano en esta tragedia que, consideran, pudo ser evitada si no fuera por las negligencias del INM, por lo que reiteraron su exigencia de destituir del INM al comisionado Francisco Garduño Yánez.

“Desde el incendio en la estancia provisional del Instituto Nacional de Migración en Ciudad Juárez, Chihuahua hemos cargado sobre nuestras espaldas una de las tragedias más cruentas dando pasos inciertos en un prolongado y lacerante camino en busca de la verdad, justicia, y reparación para al menos 82 familias”, declararon en su pronunciamiento conjunto, leído alternadamente por varias personas.

La columna de barro más alta consistió en 19 bloques y se edificó para representar a los migrantes de Guatemala que murieron esa noche. Otra de seis bloques se levantó por los muertos de Honduras; una de siete, por los de El Salvador; otra de siete por los de Venezuela y una por el migrante de Colombia.

Cuarenta bloques de barro son colocados en el exterior de la estancia migratoria del INM en Ciudad Juárez, en memoria de los 40 migrantes muertos en el incendio ocurrido en el lugar la noche del 27 de marzo de 2023

Esta tragedia afectó a 40 familias de las personas fallecidas, pero también a 27 hombres sobrevivientes que resultaron lesionados de por vida y a las 15 mujeres que estuvieron en detención esa noche y no han sido reconocidas como víctimas, así como sus familiares. Los nombres de las víctimas mortales volvieron a nombrarse y se escribieron sobre mantas de aluminio que se colgaron de la malla ciclónica que rodea la estación.

La concentración de personas se registró frente a las instalaciones del puente internacional Reforma –conocido como Lerdo-Stanton–. Ahí instalaron los cinco monolitos de barro, se dio lectura del posicionamiento y a testimonios de víctimas en voz de integrantes de las organizaciones, así como otras acciones artísticas, como lectura de poesía y la interpretación de un corrido sobre la tragedia del 27 de marzo del 2023.

DAN VOZ A LAS VÍCTIMAS

Algunas de las víctimas enviaron mensajes escritos que fueron leídos en el exterior de la estancia del INM donde permanecieron encerradas hace un año. Sus nombres no se revelaron.

“El humo llegó rapidito a la celda… sentí miedo”
Mujer sobreviviente
País de origen: Colombia

“Les gritabamos que nos dejaran salir, pero nos decían que no”
Hombre sobreviviente
País de origen: Guatemala

“Nadie quiso abrirnos… fue el infierno”
Hombre sobreviviente (2)
País de origen: Guatemala

“No creía que él estuviera muerto”
Familiar de un migrante que murió en incendio
País de origen: Venezuela

Las organizaciones denunciaron que el INM ha sido objeto de 7 mil 631 quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos por violaciones a derechos humanos. Señalaron que ante lo ocurrido el 27 de marzo del 2023, el comisionado de INM, Francisco Garduño Yáñez revictimizó a los afectados con declaraciones escuálidas y el proceso legal al que actualmente ha sido vinculado queda corto ante su indebido servicio público.

El funcionario ha buscado evadir cargos proponiendo un pago de 468 mil pesos cubriendo los daños del edificio. Con esta reparación de daños, que fue rechazada por un juez, Garduño fue acusado de extorsión a las víctimas por senadores del Grupo Plural que da seguimiento a la tragedia. 

Este lunes el INM dio a conocer que se han realizado acciones como eliminar candados en las estaciones migratorias, instalación de equipos de extinción de incendios y detectores de humo en respuesta al incendio.

“Insulta que únicamente ha pintado paredes en cárceles migratorias, como supuesta mejora de los espacios. Dichas acciones son una burla y no representan un cambio real para quienes se desplazan con la muerte como compañera en un territorio en guerra espacios sin ley”, dijeron el colectivo de organizaciones en su posicionamiento leído frente a la estancia migratoria.

Además, desde este hecho han ocurrido la muerte de dos personas más en estancias migratorias, señalaron, agregando que estos espacios son inseguros para quienes están ahí bajo detención y bajo el cuidado de personas con perfiles no profesionalizados y enfocados en la militarización.

“Esta fecha marca en el calendario algo más que todo un año de exigencia de verdad, justicia y reparación. Es el primer aniversario sin hermanos, sin padres, sin los esposos, sin los hijos, sin los amigos. Es la vida partida en múltiples pedazos para las familias que han tenido que reconstruir sus vidas de manera abrupta cientos de días después de lo inimaginable, de lo imperdonable”, se leyó.

UNA COMUNIDAD BINACIONAL VS POLÍTICAS MIGRATORIAS MORTALES

El motivo de la manifestación no fue solo recordar a las víctimas del incendio, sino también exigir que este tipo de violaciones graves a los derechos humanos no se sigan repitiendo, dijo Blanca Navarrete, directora de la organización Derechos Humanos Integrales en Acción (DHIA).

“El día de hoy no venimos como colectivos o como organizaciones, sino personas en lo individual preocupadas por la situación que ocurrió hace un año en la estación migratoria y lo que queremos es insistir en que lo que ocurrió no debería de importarnos nada más a quienes estamos vinculados de alguna u otra manera al acompañamiento de las personas en movilidad, le debe importar a Juárez”, dijo Navarrete.

Para Dylan Corbett, director del HOPE Border Institute, la comunidad de Juárez y El Paso ha sido una comunidad binacional que entiende el fenómeno migratorio y ha respondido a la necesidad humanitaria que se ha dado en los últimos años.

Con estas acciones conmemorativas se busca dar un mensaje en el que se rechaza la cultura de muerte que se ha dado en esta región, explicó Corbett.

“Tenemos una cultura de muerte con el despliegue de la Guardia Nacional del gobierno de Estados Unidos y con las políticas migratorias. Aquí estamos para decir ‘no’. No a la muerte, no a la cultura de la muerte y no a que algo similar vuelva a ocurrir”, dijo.

“Aquí estamos para afirmar esta identidad (de comunidad que da acogida) y que no nos la roben con estos actos criminales.”

Corbett menciona que en el último año no se ha visto una mejora en la protección de los derechos humanos de las personas migrantes pues aún hay políticas que obligan a las personas a permanecer en México, se realizan expulsiones y deportaciones exprés, además de que la Guardia Nacional de Texas obstaculiza el paso de personas en movilidad hacía la frontera.

“Estados Unidos todavía está presionando a México para detener la migración. Vamos a ver lastimosamente más muertes porque la estrategia de los dos gobiernos es disuadir la migración”, dijo Corbett.

Marissa Limón Garza, directora de Las Américas Advocacy Center, menciona que las acciones de este miércoles fueron una oportunidad para conmemorar la vida de las person1as jóvenes que fallecieron.

“Estamos aquí para recordar sus vidas, pero también a las personas sobrevivientes que se encuentran en un momento grave. También estamos pensando en la justicia y que significa para las personas en contexto de movilidad”, dijo.

El pastor Francisco González, director de la red de albergues Somos Uno por Juárez menciona que cuando ocurrió el hecho hubo un efecto en la comunidad migrante que empezó a preocuparse de la posibilidad de ser detenido por migración en andar del día a día.

Hoy pocos hablan sobre el hecho y la vida en los albergues continúa de forma “normal”, dijo González, quien durante el acto de este miércoles hizo una oración por las familias de los migrantes fallecidos en esta tragedia y por la comunidad juarense que continuará brindando ayuda humanitaria y acogida a las personas que llegan a esta frontera en su camino hacia Estados Unidos.

… 38, 39, 40: ¡Justicia! 

La manifestación a un año de la tragedia migrante ocurrida en la ciudad inició con un performance desde la esquina de las calles General Rivas Guillen y David Herrera Jordán. Vestidos de negro y con chalecos reflectores, hombres y mujeres formaron una barrera humana para frenar el tráfico de vehículos por la zona.

Ocho personas se posicionaron en esa intersección vial y retorciendo su cuerpo, empujaron, jalaron y rodaron ocho llantas por la calle.

A pesar de que los automovilistas sonaban los cláxones para que desocuparan las calles, seguían avanzando lentamente hasta llegar a las instalaciones del INM siguiendo el conteo de los compañeros que bloqueaban el tráfico.

A voz alta contaban del número uno hasta el cuarenta, siempre finalizaban con el gritó de “¡Justicia!”.

Frente a la valla que limita la entrada a las instalaciones federales de gobierno donde estuvo la estancia migratoria, Manuel Herrera explicó la intervención realizada, comparando el desecho de las llantas con el desecho de la vida humana.

“El tráfico urbano en las calles no despierta la atención y pocas veces la acción de las autoridades y/o instituciones. Hay toda una economía alrededor del tráfico urbano. El tráfico urbano se desea siempre y cuando sirva para generar riqueza”, dijo Herrera.

“La muerte de 40 migrantes dentro del Instituto Nacional de Migración en Ciudad Juárez Chihuahua no despierta la atención y pocas veces la acción de las autoridades y/o instituciones. Hay toda una economía alrededor de los migrantes. Las y los migrantes se desean siempre y cuando sirvan para generar riqueza”, abundó.

BARRO, PAJA Y AGUA

Se utilizaron tres materias para la construcción de los monolitos, explicó Paúl Pérez, integrante del Colectivo Chopeke quien coordino esta intervención artística. Estos fueron barro con tierra de la sierra de Juárez, paja de trigo y agua para mantener una esencia natural.

El colectivo ya ha trabajado con este material. Comentan sobre esta calidad efímera y como ven similitudes en el tema migrante pues cuando ocurre algún evento o muerte, la memoria de este se va deteriorando hasta que desaparece como si nunca hubiera existido.

“Nosotros hemos visto que cuando dejas a la intemperie la tierra, el barro, se va deteriorando solo justo porque a la gente se le olvida”, dijo Pérez.

“Ha sido, en parte, la forma con la que pensamos nosotros que sería esta intervención. Es así la realidad y tristemente pasan hechos puntuales que se van deteriorando, hasta que se olvidan, se limpian y se vuelven a integrar a la tierra”.

Omar Ríos, también integrante del Colectivo Chopeke, explicó que las 40 piezas que construyen los monolitos se quedarán en la ubicación frente al Instituto “el tiempo que sea necesario”.

“Así como las muertes y todo lo que ha sucedido aquí con las necropolíticas, de igual forma la vida de las personas es como van a irse cayendo. Van a irse deshaciendo con el tiempo, con el aire, con la lluvia”, dijo. “Queremos que nos importe más la vida de las personas y la dignidad de ellos y su familia”.

Blanca Navarrete explicó que el memorial que se erigió esta tarde está lleno de símbolos que recuerdan la migración, y en particular a los migrantes que perecieron en el siniestro de 27 de marzo de 2023.

En la estructura se apilaron cinco torres con cuadros de adobes, monolitos que, de acuerdo con Navarrete, representan cada una de las vidas perdidas de los ciudadanos de los cinco países: Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras y Venezuela.

“Son monolitos hechos de arena de paja, un poco retomando la psicología de la naturaleza, de cómo se va desgastando la Tierra y así como se fue desgastando la vida de estos compañeros, tanto en el transcurso y en las vejaciones que recibieron en su tránsito por México, como finalmente perdiendo la vida aquí en este centro de detención”, comentó Navarrete.

Además, dijo que los listones de colores representan la diversidad, no solo de los migrantes extranjeros, sino, también de los mexicanos víctimas de desplazamientos forzados que llegan hasta Ciudad Juárez.

Dijo que también se quiso retomar el símbolo de las mantas de aluminio, que se les dan a los migrantes, tanto en México como en Estados Unidos, y que no cubren del frío. En estas se colocaron los 40 nombres de las víctimas.

Al finalizar cobijaron los monolitos con mantas de aluminio, similares a las que usaron para cubrir los cuerpos de las personas que sacaron de la estación provisional la noche del incendio. Dejaron ramos de flores y listones multicolores.

Pronto el viento se las llevará y el sol y la lluvia se comerán las columnas si no es que las autoridades las quitan primero.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en La Verdad que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar su publicación.


TE PUEDE INTERESAR

Déjanos tus comentarios

Recientes

spot_imgspot_img

Notas relacionadas

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.