Chihuahua

miércoles 21 febrero, 2024
Ver más

    Esmeralda, la mujer que murió tras ser quemada viva por su exnovio

    Con quemaduras en más del 50 por ciento de su cuerpo y tras varios días de agonía por la gravedad de sus heridas, Esmeralda murió la madrugada de este lunes 4 de septiembre, justo el día que su presunto agresor Fernando B.P. fue acusado ante un tribunal por este crimen.

    Por Blanca Carmona / La Verdad Juárez

    Ciudad Juárez.– Hace unos días, el pasado 28 de agosto, Esmeralda Escalante Roblero de 23 años, una obrera en una maquiladora, salió de su casa rumbo a su trabajo, pero nunca llegó. En el trayecto fue alcanzada presuntamente por su exnovio, quien la roció con gasolina y le prendió fuego.  

    Con quemaduras en más del 50 por ciento de su cuerpo y tras varios días de agonía por la gravedad de sus heridas, Esmeralda murió la madrugada de este lunes 4 de septiembre, justo el día que su presunto agresor Fernando B.P. fue acusado ante un tribunal y vinculado a proceso por este crimen.

    La agresión ocurrió en la vía pública, a las 5 de la mañana, en la colonia Guadalajara Izquierda, al poniente de la ciudad.

    Como todos los días, Esmeralda tomó la calle Isla Santo Domingo para llegar al punto donde iba a subir a un camión de transporte de personal de la maquila donde laboraba. Pero antes de que llegara, a unos metros del cruce con Isla Barbados, Fernando salió a su encuentro, se narró en la audiencia contra su agresor.

    Al parecer el hombre estaba detrás de unas escaleras, que están junto a un dique. Cuando la vio pasar, le roció combustible en el rostro y el cuerpo, la aventó al suelo al mismo tiempo que le gritaba “te voy a matar hija de tu…”. Luego le prendió fuego con un encendedor, así lo señaló este 4 de septiembre el juez de Control Javier Ortiz Beltrán, al dictar la vinculación a proceso en contra de Fernando.

    Envuelta en fuego, Esmeralda aventó al agresor, corrió a un charco de agua que provenía de una alcantarilla y apagó el fuego en su cuerpo. Luego corrió a su casa para pedir ayuda a su familia.

    “Empecé a sentir un líquido en mi cara y (a percibir) un olor a gasolina. Él me tiró al suelo, me prendió fuego con un encendedor. Yo corrí a un charco y luego a mi casa”, le dijo Esmeralda a los policías municipales que fueron los primeros respondientes y la única autoridad que alcanzó a tomarle una declaración sobre los hechos. Datos que este 4 de septiembre fueron útiles para acreditar la presunta responsabilidad de Fernando.

    Una tía de Esmeralda fue la primera que escuchó los gritos de auxilio y abrió la puerta.

    La mujer, cuya identidad La Verdad mantendrá en secrecía, recordó que no habían transcurrido ni cinco minutos de que Esmeralda salió del hogar para tomar el transporte, cuando empezó a escuchar gritos, así lo indicó en una entrevista ministerial leída en la audiencia de este lunes.

    Al abrir la puerta, la mujer vio a su sobrina quien le gritaba “ayuda tía, ayuda tía”. La observó sin ropa de la cintura hacía arriba y el pantalón quemado.

    La metió a la casa, llamó al 911 y mientras llegaban los policías, Esmeralda le explicó que Fernando le había salido al paso, le echó gasolina en todo el cuerpo y la cara, y le dijo “te amo, pero te voy a matar”.

    La tía de la víctima informó al Ministerio Público que Esmeralda y Fernando fueron novios durante tres meses y supo que la relación había terminado, pero él seguía llamándole y le había rogado para que le diera otra oportunidad.

    También precisó que Fernando trabajaba como chofer en una plataforma de transporte privado y después de que terminó la relación con Esmeralda lo vio cerca de la casa familiar y en varias ocasiones las llantas de algunos vehículos de la familia, que ocasionalmente usaba Esmeralda, fueron ponchados. Sin embargo, eso no le pareció extraño.

    La hermana de la víctima, menor de edad, también se levantó al escuchar los gritos y pudo ver a Esmeralda lesionada y hablar con ella. La víctima le dijo que Fernando le prendió fuego y le gritó que “ella nada más era de él y la iba a matar”.

    La mamá de la víctima, cuya identidad también se mantendrá bajo resguardo por La Verdad, declaró al Ministerio Público que su hija le contó que había dado por terminada la relación con Fernando porque no sentía nada por él y debido a “unas palabras que la habían hecho sentir menos”. 

    Además, ésta testigo narró que su hija y Fernando fueron novios durante unos tres meses; cuando acabó la relación le contestó dos llamadas y después lo ignoró; ella supo que algunos vehículos amanecía ponchados, pero nunca se imaginaron que podría tratarse de Fernando.

    El sábado pasado 2 de septiembre, Esmeralda fue trasladada de la Clínica 6 del IMSS al Hospital General Salvador Zubirán, ubicado en la capital del Estado, en un intento del personal médico por salvarle la vida.

    Sin embargo, aproximadamente a las 3 de la mañana de este 4 de septiembre Esmeralda falleció. 

    Casi 10 horas después el presunto agresor fue vinculado a proceso.

    Buscan reclasificación de delito contra agresor

    Este lunes 4 de septiembre, unas horas antes de que iniciara la diligencia, el Ministerio Público fue notificado del fallecimiento de Esmeralda y no contaba con los resultados de la necropsia para poder solicitar un cambio en la clasificación legal.

    Por lo que Fernando fue vinculado a proceso penal por el delito de feminicidio agravado, pero en grado de tentativa no consumado y en términos de lo dispuesto en el Artículo 126 Bis segundo párrafo fracción IV y tercer párrafo en las fracciones VI y IX del Código Penal del Estado de Chihuahua. 

    Ese Artículo señala “comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por una razón de género” y luego enumera varias hipótesis; en este caso el Ministerio Público consideró que surge el IV del segundo párrafo pues entre Esmeralda y Fernando había existido una relación de pareja, como lo establece el apartado.

    También el VI que se refiere a que la víctima sea sometida a prácticas que alteran su estructura corporal con menosprecio al cuerpo, y en este caso se utilizó un combustible para aumentar el sufrimiento y alterar la salud.

    El apartado IX  hace alusión a que el cuerpo de la víctima sea expuesto. Lo que sucedió pues la agresión fue en la vía pública y varias personas observaron a Esmeralda cuando ardía en llamas, pero no la auxiliaron.

    Los vecinos del lugar solo aseguraron al presunto responsable, quien resultó lesionado.  Él presenta quemaduras en ambos brazos y manos, así como signos de un flamazo en el rostro del lado izquierdo y un tobillo fracturado.

    Fernando fue dado de alta el domingo pasado sin dar aviso al Tribunal, únicamente lo trasladaron al Cereso número 3 y este lunes estaba en el área de celdas de los juzgados; aunque fue difícil llevarlo a la sala judicial porque la silla de ruedas en la que era movilizado no cabía por las puertas, si fue llevado a la sala 21.

    Una vez ante el juez, Fernando dijo que no tenía ninguna prueba a su favor y declinó estar presente en la diligencia debido a su estado de salud.

    El Tribunal aprobó cuatro meses para la investigación complementaria y dejó vigente la medida cautelar de prisión preventiva.

    Será hasta que finalice el plazo de investigación complementaria, cuando se pida una modificación en la clasificación jurídica para que se tipifique como un delito consumado.

    Este contenido fue realizado por La Verdad Juárez, integrante de la Alianza de Medios a la que pertenece Raíchali. Para ver la publicación original, has clic aquí.


    TE PUEDE INTERESAR:


    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.