Chihuahua

martes 5 julio, 2022
Ver más

    Desprecian preguntas ciudadanas en el debate oficial a la gubernatura

    La ausencia de propuestas concretas, los ataques constantes entre candidatos, un formato de presentación poco práctico, los discursos prefabricados y la evasión total de preguntas, fueron los cinco grandes ganadores del debate, en un ejercicio electoral que poco abonó a un proceso que se encuentra en la recta final. 

    Por Jaime Armendáriz, Óscar Rosales y Raúl Fernando / Raíchali

    Chihuahua.- Siete de las ocho personas contendientes a la gubernatura de Chihuahua participaron ayer en el único debate oficial organizado por las autoridades electorales, acto en el que se atacaron unos a otros, desdeñaron la mayoría de las preguntas realizadas desde la ciudadanía y se presentaron pocas propuestas.

    El propio formato del debate les generó participaciones cortas de un minuto por cada uno de los 5 temas tratados (gobierno, economía y empleo, salud y medio ambiente, derechos humanos, y seguridad), con réplicas de 40 segundos y contrarréplicas de 20 segundos. 

    Para iniciar con cada bloque, se realizaron preguntas enviadas por la ciudadanía chihuahuense que fueron recibidas por el Instituto Estatal Electoral (IEE), a través de la plataforma digital “Porque tú decides, tú preguntas: el debate lo haces tú”.

    ¿Quiénes son?

    Maru Campos, por PAN-PRD, alcaldesa con licencia y actualmente vinculada a proceso penal por su presunta participación en la llamada “nómina secreta” de César Duarte; Juan Carlos Loera, de Morena-PT-Panal, exdelegado de la Secretaría del Bienestar y criticado por las políticas públicas del gobierno federal hacia Chihuahua. 

    Graciela Ortiz, candidata del PRI, exlegisladora y exfuncionaria en los gobiernos de Reyes Baeza y César Duarte; Alfredo Lozoya “El Caballo”, abanderado de Movimiento Ciudadano, alcalde con licencia de Parral y en polémica por haber derrumbado una vivienda en Chihuahua capital en la colonia Punta Oriente el 4 de mayo, por la sospecha de que ahí era un lugar de venta de drogas.

    Brenda Ríos, por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), exdelegada de Semartan en el gobierno de Peña Nieto y diputada durante la administración de César Duarte. Ella está casada con Alex Lebarón, exdelegado de Conagua acusado por la presunta entrega ilegal de concesiones de agua. 

    Luis Carlos Arrieta, “El Capi”, candidato de Partido Encuentro Solidario; Alejandro Díaz, por Fuerza por México, quien al término del debate anunció de manera sorpresiva su declinación en favor de Maru Campos y la acompañó en su mitin.

    “A la candidata Maru Campos le tomó la palabra de este gran esfuerzo por representar a Chihuahua de manera conjunta. Quiero ayudar a que prive la unión y no el rencor porque en eso nada beneficia a los chihuahuenses. La visión del futuro y no el retroceso. Por el bien de Chihuahua y a nombre de mi equipo, me uno a la gubernatura del partido de acción nacional de Maru Campos, en favor de este proyecto social”, expresó.

    Al debate no acudió Maria Eugenia Baeza, postulada por Redes Sociales Progresistas. 

    Medio ambiente y derechos humanos, en el rincón del olvido.

    El enfoque de las preguntas ciudadanas manifestaron una notable inquietud hacia la protección de áreas naturales, el combate al cambio climático, manejo de agua en el estado y derechos humanos. 

    No obstante, los candidatos eludieron el sentir de los ciudadanos chihuahuenses, dado que sus respuestas tomaron un rumbo totalmente diferente a los cuestionamientos realizados. 

    La evasión a las preguntas se acentuó cuando la candidata priísta, Graciela Ortiz, comenzó a hablar sin siquiera escuchar el planteamiento de los moderadores. Uno de estos, incluso llamó la atención a los candidatos a atender las preguntas registradas en la plataforma del IEE. 

    Otro ejemplo fue el de Maru Campos, que al pedirle un posicionamiento sobre una posible regulación de concesiones del agua a cargo del estado, evadió totalmente el cuestionamiento, sin dejar clara una respuesta concreta. Habló de proponer un “Seguro Popular Chihuahuense” y acusó a Loera de privar de este servicio a los ciudadanos, pero en ningún momento retomó el tema del agua. 

    Sin embargo, Loera, quien fue abordado sobre la presencia de algún proyecto de energía solar dentro de sus propuestas, respondió de manera contraria al hablar del problema de escasez de agua en los municipios. 

    También la panista al ser cuestionada por alguna estrategia para atender a las personas migrantes, respondió con una propuesta de estancias infantiles. 

    Bajo la misma dinámica de evasión y ataques, la candidata del partido tricolor, Graciela Ortiz, habló de generar empleos y ser “respetuoso” con los recursos naturales. Aseguró que el gobierno de MORENA “no quiere a Chihuahua”, a pesar de que se le preguntó por estrategias precisas para fortalecer las áreas naturales. 

    Díaz, ante el mismo cuestionamiento que Ortiz, se enfocó en hablar de servicios de salud y de la pandemia por COVID-19.

    Es decir, cuatro de los siete candidatos, evitaron dar respuestas concretas sobre el medio ambiente, justo en un momento en que el estado atraviesa una crisis severa de sequía, destrucción de espacios naturales y contaminación de diversos cuerpos de agua.

    Ríos y Arrieta, hablaron sobre cómo las áreas naturales no eran prioridad para el estado y una campaña de reforestación, respectivamente, pese a que sus preguntas no estuvieron orientadas hacia esas temáticas en particular.

    Asuntos específicos sobre perspectiva de género y violencia familiar fueron ignorados totalmente. 

    Pocas propuestas, muchos ataques

    De las pocas propuestas que hubo se habló de un refugio y hospital de animales, planteado por Brenda Ríos; Maru aseguró que trabajará con alcaldes para intentar resolver el problema de vehículos chuecos. Lozoya aseguró que endurecerá penas por tala clandestina.

    Mientras que en “Economía y empleo” Maru aseguró que crearía un fondo de 500 millones para entregar créditos a mujeres en la ciudad y otro para mujeres del campo. Además de la creación de estancias infantiles y regalar tarjetas de descuentos.

    También dijo que crearía unidades especializadas en atención a mujeres víctimas de violencia en cada cabecera municipal. Luego retomó los señalamientos contra Loera y aseguró que es el culpable de que “200 mil chihuahuenses estén en pobreza extrema”. En lugar de pedir el voto debería de pedir perdón, subrayó.

    En el caso de Loera prometió modernizar los cruces fronterizos y dar créditos “a la palabra” de 10 mil a 300 mil pesos.

    Pero los ataques continuaron. 

    La abanderada del PVEM señaló que los otros candidatos han gastado 500 millones de pesos en propaganda. Mientras que Maru señaló a Loera como el causante de un recorte a Chihuahua por 2 mil 900 millones e hizo referencia a que los gobiernos emanados de Morena representan riesgo, para lo cual enseñó una fotografía del accidente de la línea 12 del metro en la Ciudad de México, ocurrido el 3 de mayo pasado y en el que hubo 26 personas fallecidas.

    También le recriminó en varias ocasiones por “llevarse el agua” de Chihuahua, en referencia al conflicto que hubo el año pasado. 

    En respuesta, Loera dijo que la panista podría estar en la cárcel en 2 o 3 meses por el proceso que Fiscalía General del Estado le lleva en contra, “no lo digo yo, lo dice un juez que le quitó el pasaporte por sospecha de que se pueda escapar”. Durante todo el debate a Maru se le recordó constantemente de esa acusación. 

    Alfredo Lozoya por su parte arremetió contra ambos: a Loera por “aplaudir el recorte” de presupuesto federal, y a Campos por sobrecostos en las obras realizadas en la ciudad de Chihuahua. “Chihuahua lleva 6 años de corrupción por el gobierno de Duarte y 5 años de lloriqueos de Corral. Maru representa lo peor de ambos”, dijo.

    Alex Lebarón en el debate. Le recuerdan las concesiones de agua entregadas irregularmente

    Llamó la atención que Brenda Ríos estuvo acompañada en el debate por su esposo y coordinador de campaña Alex Lebarón. Su presencia no pasó desapercibida y menos cuando el candidato de Morena, Juan Carlos Loera, le recordó la entrega irregular de centenas de concesiones de agua durante su encargo como delegado de Conagua de 2013 a 2015.

    Esa mención surgió luego de que Brenda, abanderada del PVEM y exdelegada de Semarnat, acusó a Loera por haber quitado apoyos a empresarios desde los programas federales, y presumió dificultades en su etapa de empresaria agropecuaria.

    “Seguramente la candidata del verde tiene agua porque su esposo, Alex LeBarón, fue el que repartió a diestra y siniestra concesiones”, enfatizó el morenista.

    LeBarón fue acusado públicamente de haber firmado 395 cartas para validar la electrificación de pozos para grupos menonitas que habían sido rechazados en años anteriores dada la situación de veda en la zona que tenían perforada.

    Sin embargo, Kamel Athié, titular de la dependencia en 2017, aseguró que existían irregularidades en las firmas de autorización de los pozos, pero hasta el momento no hay sanción para Lebarón.

    Todos se declaran “ganadores” del debate

    Al finalizar el foro realizado por el IEE, todos los candidatos se declararon “ganadores”. Algunos de ellos tuvieron festejos en lugares públicos.

    Maru, por ejemplo, estuvo frente al Palacio de Gobierno con sus simpatizantes, en tanto que el abanderado Loera dio un discurso en la glorieta de Francisco Villa, a unas cuadras del lugar donde se llevó el debate. 

    Por su parte Alfredo Lozoya, “El Caballo”, realizó un mitin en la Plaza del Ángel, donde estuvo acompañado por el pianista rarámuri Romeyno Gutiérrez. 


    TE PUEDE INTERESAR: Los ecos y silencios del debate a la presidencia municipal

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.