Chihuahua

lunes 2 agosto, 2021
Ver más

    COVID-19 persistente: las secuelas que han quedado invisibilizadas para el sector salud en México

    Complicaciones para respirar, dolor de espalda, estómago y de cabeza, pérdida de olfato y gusto, nauseas, vómito, insomnio y cansancio extremo son algunas de las complicaciones que más han experimentado cientos de personas a quienes la Secretaría de Salud ha registrado como personas “recuperadas” de COVID-19.

    Sin embargo, su recuperación no ha sido total ni plena como aseguran las estadísticas, pues los malestares persistentes que clínicamente se han denominado Síndrome Post-COVID han impedido que regresen a su vida cotidiana; lo más preocupante es que no existe en las autoridades sanitarias un plan para atender sus malestares.

    Por ello, COVID-19 Persistente México-Apoyo Solidario se creó como un grupo para que quienes tienen secuelas persistentes puedan encontrar formas de sobrellevar este duro momento; así como para crear un plan de acción para exigir a las autoridades atención inmediata para no ver más degradada su salud.

    Darwin Franco / ZonaDocs

    “¿Recuperado? Yo no he recuperado mi vida, tengo molestias que me han impedido regresar a mi trabajo, me cansó constantemente, pero las autoridades de salud me dicen que es normal y que pasarán los malestares”, explica César Medina, quien inició con la sintomatología de COVID-19, el pasado 20 de octubre.

    Al sentir estas molestias se realizó la prueba de PCR (siglas en inglés de la prueba “Reacción en Cadena de la Polimerasa”); sin embargo, salió negativo. Los síntomas persistieron y decidió hacer una segunda prueba que también salió negativa.

    Por la sintomatología se le declaró, vía su cuadro clínico, como una persona con COVID-19; aunque para las estadísticas epidemiológicas no haya sido así, pues resultó ser un “falso negativo” por la mala aplicación o sistematización de las pruebas que le fueron aplicadas.

    Un falso negativo es aquella persona que aunque las pruebas PCR hayan dado negativas, sí desarrolla la infección viral, como es el caso de César.

    Con la certeza de su contagio, César se aisló en casa y espero a que pasaran los 15 días que recomiendan las autoridades sanitarias para evitar más contagios y recuperar su salud.

    Todo parecía estar bien, César sentía que su salud mejoraba de a poco, pero a tres días de cumplirse un mes de que se le detectó COVID-19, todos los síntomas regresaron: fiebre, dolores de cabeza, nauseas, cansancio extremo y desregularización de su temperatura.

    Continúa leyendo en nuestro medio aliado ZonaDocs

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.