Raíchali

Autorizaron la gasolinera en el Cerro Grande con un documento falso, denuncian

Por Raíchali

En entrevista, el activista Luis Rivera explicó la estrategia que seguirá la agrupación Salvemos a los Cerros de Chihuahua para detener la construcción de la gasolinera en el Cerro Grande


La audiencia pública solicitada al Ayuntamiento de Chihuahua para revisar la legalidad de la gasolinera en el Cerro Grande confirmó que los particulares entregaron información falsa para obtener la licencia de construcción, aseguró Luis Rivera, integrante de la organización Salvemos los Cerros de Chihuahua.

De comprobarse esta irregularidad, las autoridades municipales que participaron en el proceso habrían violado el artículo 48 de la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, el cual establece que se debe negar la autorización solicitada cuando:

La información proporcionada por los promoventes resulte falsa respecto de los impactos ambientales de la obra o actividad de que se trate, sin perjuicio de las sanciones a que se haga acreedor conforme a lo establecido por la presente Ley.


En entrevista con Raíchali, anunció que esta semana esperan tener listo el amparo para frenar la obra y, a mediano plazo, esperan iniciar el trámite para que se reconozca al Cerro Grande como reserva ecológica y cultural.

¿Qué pasó en la audiencia?


El 18 de febrero varias autoridades municipales entre ellas la alcaldesa María Eugenia Campos, participaron en la primera audiencia pública que se realiza en el estado para responder las dudas de las agrupaciones Salvemos a los Cerros y Wikipolítica en torno a la obra.

Ambas partes expusieron su punto de vista y tuvieron la oportunidad de presentar las pruebas y documentos que consideraron necesarios para defender su postura tanto a favor como en contra, así como de responder preguntas del público.

El punto clave para dar marcha atrás a la gasolinera, explicó Rivera, está en el flujograma que presentó el gobierno municipal para explicar los trámites que realizó la empresa Cimarrón Lubricantes SA de CV para obtener las licencias de construcción.

Imagen proporcionada por el Ayuntamiento


El proceso municipal comenzó el 6 de abril de 2018 con la constancia de zonificación, para el cual presentaron el estudio de impacto urbano y ambiental el 25 de junio del mismo año.

De ese análisis, el mapa conceptual del ayuntamiento documenta que el 28 de junio se presentó el dictamen de protección civil. Tras revisar los documentos, el 9 de agosto se entregó la licencia de uso de suelo a la empresa.

Sin embargo, el diagrama de los trámites federales establece que fue hasta el 5 de julio cuando la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) liberó su resolución sobre el estudio de impacto ambiental, es decir, 10 días después de que el ayuntamiento dijo haberlo recibido para iniciar el trámite.

Con ese argumento, Luis le respondió al secretario del ayuntamiento César Jáuregui Robles (quien ha declarado que la agrupación a la que él pertenece no tiene pruebas para sustentar su demanda de amparo) que las irregularidades están documentadas.

“La dirección de Desarrollo Urbano y Ecología, en su departamento de Análisis y Seguimiento, incurrió en corrupción porque no revisaron los documentos y aprobaron un estudio que tenía información falsa porque en su trámite dijeron que ya tenían la autorización del impacto ambiental, pero no fue hasta 10 días después de que presentaron su solicitud, cuando les dieron esa autorización. Esto quiere decir que el municipio incurrió en una omisión”

Documento en el que la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología confirma que revisó el estudio de impacto ambiental el 25 de junio


Ráichali.-El ayuntamiento argumentó que el tramite lo iniciaron las administraciones pasadas, entonces, ¿La actual es la responsable?

LR.- Estamos completamente seguros de que la responsabilidad cae en la Dirección de Desarrollo Urbano Municipal. Ellos fueron los que otorgaron el permiso para mover la terracería y en ese permiso se autorizó el desmonte del Cerro y el daño al arroyo.

Esa licencia se otorgó en diciembre de 2018, fue la administración actual la que aprobó en junio la información falsa… Si bien es cierto que los cambios de uso de suelo se dieron en otra administración, la actual tiene toda la responsabilidad y por lo tanto está en sus manos hacer cumplir la ley.


R.- ¿Qué resultados tuvo la audiencia?

LR.– Creo que las autoridades quieren utilizar la audiencia como si hubiera sido un triunfo de ellos cuando realmente fue un emplazamiento ciudadano que ellos convirtieron o quisieron convertir en un espectáculo mediático.

Nosotros ya teníamos previsto esto, pero logramos los objetivos que teníamos para la audiencia y que van en los ejes que queremos trabajar. Uno de los objetivos era conseguir la información que te comentaba ahorita y lo conseguimos: nos otorgaron el flujograma del trámite donde ellos mismos exponen que no cumplieron la ley.



R.- ¿Se justifica el costo de 60 mil pesos?

LR.- Fue a un costo alto. Creo que 60 mil pesos es mucho dinero. Yo hubiera preferido que invirtieran ese dinero en cuidar el Cerro, pero, al final de cuenta ya sabíamos que podía por la forma en que se manejan las autoridades.

Nosotros estamos dispuestos a dialogar, pero las autoridades tienen que reconocer que tienen mucha responsabilidad en que hoy los cerros de la capital estén desapareciendo. No confiamos en lo que nos dicen, pero este tipo de ejercicios para que la gente vea que sí se puede.

Lo que sigue para nosotros es una audiencia popular con los ciudadanos, una audiencia que sí sea un ejercicio democrático y de dialogo que, en esa ocasión, no se pudo tener.


R.- Esperan que esta semana esté el amparo, ¿además de detener la gasolinera pedirán resarcir el daño por el avance que lleva la obra?

LR.- Nuestro interés ahorita es detener la construcción. Desde la última vez que fuimos la obra sigue igual, sólo le colocaron una carpeta asfáltica que, pensamos, también podría ser ilegal y es un daño que tendremos que ver cómo revertirlo, tal vez no se pueda al 100 por ciento, pero sí hay formas para resarcir los daños.

Que no se construya la obra es el primer paso para detener los daños, lo que hicieron es muy grave porque están afectando un arroyo, y eso es algo que necesitamos hablar con ingenieros en ecológica. Ya que logremos detener la obra vamos a continuar con nuestras campañas para cuidar el Cerro, veremos la reforestación y qué remediación ambiental se puede hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *