Chihuahua

domingo 3 julio, 2022
Ver más

    Tras 24 años de omisiones, Estado mexicano ofrece disculpa por desaparición de Silvia Arce

    Familia Arce pide la búsqueda efectiva de Silvia y castigo para quienes se la llevaron el 11 de marzo de 1998; a nombre del gobierno mexicano, Alejandro Encinas ofreció buscar la verdad para que haya justicia.

    Texto: Blanca Carmona / Fotografías: Rey R. Jauregui / La Verdad Juárez

    Ciudad Juárez.– En el Campo Algodonero, donde antes encabezó rastreos y protestas, Evangelina Arce escuchó la disculpa pública que el Estado mexicano ofreció por las omisiones e indiferencia que ha mostrado ante la desaparición de su hija Silvia Arce, hace 24 años, y castigar a quienes se la llevaron.

    “Reconozco y asumo la responsabilidad internacional del Estado Mexicano por la violación de los derechos a la integridad personal, las garantías y protección judicial en perjuicio de Evangelina Arce y a la violación del derecho a la protección a la familia Arce, en perjuicio de doña Eva y sus hijos, de toda la familia Arce en su conjunto”, dijo Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración.

    “Ofrezco de manera honesta una sincera disculpa pública, sin ambigüedades, por parte del Estado Mexicano por el daño y el dolor causado a su persona y a su familia estos años”.

    Alejandro Encinas, subsecretario.
    Evangelina, acompañada por sus hijos, justo al busto en memoria de Silvia que se colocó en el Memorial Campo Algodonero.
    Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración.

    El acto de disculpa se llevó a cabo en cumplimiento a una recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Este viernes 11 de marzo, la mamá de Silvia, Evangelina Arce, y sus hijos, Esmeralda y Esteban, presenciaron el acto de disculpa y reconocimiento de responsabilidad por parte del subsecretario de la Secretaría de Gobernación federal.

    El subsecretario también se comprometió a profundizar las investigaciones para encontrar a Silva Arce, desaparecida el 11 de marzo de 1998, y a ejercer una acción penal diligente, con perspectiva de género y en un plazo razonable.

    “Quiero decirlo con toda claridad, vamos a ir a fondo, no somos tapadera absolutamente de nadie. Vamos a buscar la verdad para que haya justicia y quien cometió estos delitos sea puntualmente castigado”, enfatizo Encinas viendo de frente a doña Evangelina quien estaba sentada en la parte frontal del presídium a donde llegó apoyada en un bastón y con auxilio de sus nietos.

    A través de un mensaje leído por dos de sus hijos, Evangelina, reclamó que en los sexenios de los gobernadores Francisco Barrio y Patricio Martínez no se hizo nada para localizar a su hija y reclamó que dejaron ir a los responsables.

    “A esta administración pido que me devuelva a mi hija y castigue a los que se la llevaron”, dijo la mujer, de 84 años, quien se encontraba sentada en el presidium, pero que por problemas de salud no pudo tomar la palabra durante el acto público.

    La gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, quien estuvo en el evento público, dijo si los anteriores gobiernos de diversos órdenes hubieran asumido su responsabilidad, probablemente no se tendrían que estar reunidos en este día a causa de la desaparición de Silvia Arce, del dolor de su familia y de todas las familias que tienen a una persona desaparecida.

    Ofreció a la familia Arce trabajar junto a los gobiernos, federal y municipal, para darles una respuesta.

    Encinas Rodríguez dijo que la resolución de la CIDH evidencia la violencia sistemática que se ha ejercido contra las mujeres y muestra la complicidad e indolencia de las instituciones encargadas de procurar justicia en el Estado de Chihuahua.

    Además, consideró que resultado de la lucha de las mujeres de Ciudad Juárez por erradicar la expresión más extrema de violencia, el feminicidio.

    Ivonne Mendoza Salazar, representante del Centro para el Desarrollo Integral de la Mujer (Cedimac), organización que junto a otras agrupaciones presentaron el caso de Silvia Arce ante la CIDH, dijo que Doña Evangelina es una pionera en la lucha por la localización de las personas desaparecidas y por los derechos de las mujeres.

    Narró que fue necesario recurrir a la justicia internacional ante la inanición gubernamental del Estado Mexicano y la indiferencia de la sociedad, que se dejó llevar por el discurso oficial que culpaba a las víctimas de su desaparición y de dar una mala imagen a Ciudad Juárez.

    “Desde que hace 24 años, (Evangelina) inició la búsqueda de su querida hija, y lo hizo desde la precariedad de sus recursos frente a autoridades que entonces insultaban a las madres que iban a denunciar la desaparición de sus hijas, que insultaban a sus hijas y las culpaban de su desaparición. Doña Evangelina convirtió su sufrimiento en lucha por encontrar a su hija y a las hijas de otras madres”, señaló Mendoza quien antes de retirarse del micrófono expresó “porque vivas se las llevaron, vivas las queremos” y las madres de otras mujeres desaparecidas le respondieron al unísono con la misma consigna.

    Abordada al concluir el acto, Evangelina dijo sentirse triste, pues este 11 de marzo se cumplieron 24 años de la ausencia de su hija y expresó que espera que la disculpa pública permita encontrar a Silvia luego de que en tres ocasiones le dieron falsas esperanzas al asegurar que la habían encontrado.

    “Para mi es una cosa que no esperaba, pero primeramente Dios se haga justicia y aparezca mi hija… 24 años en la lucha y seguir adelante. Esa disculpa es por todo lo que no se ha hecho y espero que hoy en adelante se haga justicia y aparezca mi hija”, dijo luego de que se develó un busto y una placa en homenaje a Silvia y a su lucha por su búsqueda.

    El busto Silvia quedó instalados al fondo del Campo Algodonero, predio donde en noviembre del 2001 se localizaron los cuerpos de ocho mujeres, tres de estos casos -Claudia Ivette González, Esmeralda Herrera Monreal y Laura Berenice Ramos Monárrez- dieron paso a una sentencia contra el Estado Mexicano e incluyeron la obligación de construir un Memorial en ese terreno.

    Al final del evento, se formó una guardia de honor junto al busto y la placa. Mientras en las bocinas se escuchaba una canción grabada por Evangelina, ella sostenía una cartulina en color rosa donde otras mamás escribieron mensaje de reconocimiento a su lucha.

    Por la tarde, la familia de Arce también develó una placa en la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM), donde se lee que por 24 años el Estado mexicano no fue capaz de dar con el paradero de Silvia y el impulso de la investigación recayó en doña Evangelina. Ante la inacción estatal, ella acudió a la justicia internacional demandando la búsqueda efectiva de su hija. ¡Ni una más!.

    Este contenido fue realizado por La Verdad Juárez, integrante de la Alianza de Medios de Periodistas de a Pie. Para ver la publicación original, ingresa aquí.


    TE PUEDE INTERESAR: México, bajo el escrutinio de la ONU por desaparición de personas

    https://mailchi.mp/fe855c935849/boletin-raichali

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.