Chihuahua

viernes 17 septiembre, 2021
Ver más

    Suenan la campana de alerta por el nuevo gobierno en Chihuahua

    Mujeres de Negro, colectivas y grupos ciudadanos salen a la calle para manifestarse en contra de las políticas del gobierno que desde este miércoles encabeza en el estado de Chihuahua María Eugenia Campos Galván: ‘los derechos ganados no tienen reversa’, ‘Maru, no nos representas’, las consignas

    Jonathan Álvarez y Verónica Martínez / La Verdad

    Ciudad Juárez – El sonido de la campana ‘Ni una más’ dio la señal de alerta y marcó el inicio de una procesión por la defensa de derechos en Chihuahua, los cuales grupos de mujeres y colectivas consideran que se encuentran en riesgo por las políticas del nuevo gobierno que desde este miércoles encabeza en el estado María Eugenia Campos Galván.

    “¡Alerta, alerta!” fue el grito con el que mujeres y personas de la comunidad LGBTTTIQ+, grupos contra la militarización, trabajadoras sexuales y personas en contra de la mina a cielo abierto se manifestaron frente a la Plaza de la Mexicanidad, donde la noche de este 8 de septiembre Campos Galván tomó protesta como gobernadora de Chihuahua para el periodo 2021-2027.

    Desde temprana hora, se comenzaron a desplegar por el lugar distintos cuerpos policiacos: agentes de la Comisión Estatal de Seguridad, Policía Municipal e incluso elementos del Ejército flanquearon los alrededores de la sede preparada para recibir a los invitados, empresarios y políticos en su mayoría citados para las 19:30 horas.

    En un recinto que es público y abierto, los únicos que no fueron invitados fueron los ciudadanos, pues se trató de un evento de carácter privado en el que solo se podía acceder por invitación. El lugar lució cercado con una valla metálica y decenas de policías apostados a su alrededor.

    A pesar de ello, las voces de protesta, de repudio y de exigencia, hicieron eco desde afuera.

    Las primeras en llegar, cerca de las 18:00 horas, fueron las “Mujeres de Negro”.

    Mujeres de Negro. Fotografía: Rey R. Jauregui

    Ataviadas de ropas negras y con sombreros rosas que decían “Ni una más”, decenas de mujeres, algunas de ellas pertenecientes al Movimiento Estatal de Mujeres que desde hace más de 20 años han luchado por para erradicar la violencia en contra de las mujeres en el estado, se manifestaron.

    Su principal demanda es “igualdad, prevención, atención, sanción, reparación y erradicación de las violencias contra las mujeres”, así como el fortalecimiento de las instituciones especializadas en la atención a las mujeres.

    “Nuestro propósito es decirle a Maru Campos que los derechos ganados no tienen reversa, los derechos son progresivos, no es posible que quieran disfrazar la atención a la violencia contra las mujeres con la atención a la familia, para eso existe el DIF”, comenta una de las integrantes del movimiento, María Elena Ramos, en alusión a las recientes modificaciones aprobadas en el Congreso del Estado, en las cuales se aprobó modificar las atribuciones de la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM), así como incorporar los Centros de Justicia de la Mujer (CEJUM) a su estructura.

    Las “Mujeres de Negro” marcharon un tramo de la calle Plutarco Elías Calles para colocarse frente al recinto donde Campos Galván protestó como gobernadora de Chihuahua. En medio de la calle arrastraron una campana que fue forjada con llaves, es un símbolo emblemático contra el feminicidio y la violencia que ha recorrido distintos pueblos y que llegó por primera vez a Ciudad Juárez en 2002.

    La campana solo es tocada en momentos emblemáticos, en los que se han visto amenazados los derechos de las mujeres, y esta ocasión, la toma de protesta de la primera mujer gobernadora en la historia de Chihuahua, es uno de esos momentos.

    Mientras recorren la calle para acercarse al exterior de la Plaza de la Mexicanidad, cuatro unidades de la Comisión Estatal de Seguridad, ahora al mando de María Eugenia Campos, les cortaron el paso, pero no lograron disuadir la concentración de manifestantes. Para estas mujeres, que han luchado por más de 20 años por sus derechos, la barrera de las fuerzas policiacas no les significa un reto y encontraron la manera de rodear las unidades.

    “¡Alerta, alerta!”, gritan una vez que llegan frente a la plaza, sobre avenida Heroico Colegio Militar, y la campana suena por un minuto, pues se trata de uno de los momentos en los que los derechos de las mujeres se ven amenazados.

    A cinco kilómetros de ahí, frente a la Cruz de Clavos, al pie del Puente Internacional Paso del Norte, otras manifestantes, Mujeres que Luchan JRZ, expresaban su descontento con el nuevo gobierno.

    Mujeres que Luchan JRZ. Fotografía: Verónica Martínez

    Mientras la gobernadora ya se encuentra en la toma de protesta, rodeada de sus invitados, afuera la consigna es clara y tajante: “¡María Eugenia, no vamos a permitir que quites estas instituciones que fueron creadas por más de 20 años y que fue gracias al empeño de cientos de mujeres, algunas de ellas ya no están con nosotros!”, dice María Elena con un altavoz.

    Las “Mujeres de Negro” aprovecharon la ocasión para recordar sus demandas entre las que se encuentran la creación de un programa estatal de prevención integral en materia de violencia de género, que los centros de justicia para las mujeres cuenten con autonomía jurídica y presupuestal, la creación de un sistema de estadística con indicadores de la vida de las mujeres en todos los ámbitos de la vida, entre otros.

    ‘MARU NO NOS REPRESENTA

    Fotografía: Rey R. Jauregui
    Fotografía: Rey R. Jauregui

    El discurso de María Eugenia Campos Galván sobre las disidencias sexuales y las diversas identidades no heteronormadas ha sido discriminatorio desde su candidatura. Las personas que integran la comunidad LGBTTTIQ+, grupos contra la militarización, trabajadoras sexuales, personas en contra de la mina a cielo abierto y feministas también se manifestaron al exterior de la Plaza de la Mexicanidad, en un movimiento llamado ‘Maru no nos representa’.

    Sus exigencias y consignas se unían a las de las “Mujeres de negro”, desean justicia a las víctimas de violencia, el fortalecimiento de la FEM, el esclarecimiento de los feminicidios y el respeto a la diversidad.

    “María Eugenia Campos es un retroceso, es una provocación porque ella no ganó aquí en Ciudad Juárez”, comenta Graciela, una de las manifestantes. Agrega que “Maru es un retroceso en los derechos de las mujeres, aparte su partido representa lo más retrógrada que hay en el país”.

    Campos Galván ganó la gubernatura con 576 mil votos emitidos en la jornada del pasado 6 de junio. Sin embargo, en Ciudad Juárez apenas alcanzó los 133 mil 255 votos y fue superada por el candidato de Morena, Juan Carlos Loera de la Rosa, que solo en esta frontera logró 221 mil 235 sufragios.

    Los manifestantes de este grupo, jóvenes en su mayoría, lanzaron consignas de repudio en contra de los invitados a la toma de protesta que pasaron en camionetas de último modelo sobre la avenida Heroico Colegio Militar, son políticos y empresarios quienes no se detuvieron a escuchar las voces que se intentaron silenciar por policías estatales en esta toma de protesta.

    Varios performances fueron preparados, uno de ellos incluía el encendido de antorchas, pero fueron reprimidos por los agentes estatales desatando forcejeos con los manifestantes. Uno de los policías confiscó un bote con gasolina con la que intentaron encender las antorchas.

    Fotografía: Rey R. Jauregui

    En un segundo intento, los manifestantes lograron encender 4 antorchas, pero fueron nuevamente reprimidos por los agentes a quienes les lanzaban gritos de “¡asesinos, asesinos!”.

    En el tercer intento solo se encendió una antorcha y fue la única que permaneció, las autoridades policiacas no tuvieron más remedio que apostarse desde el otro lado de la calle. La presencia policiaca nunca se disuadió, decenas de policías municipales y estatales estuvieron siempre vigilantes.

    “Somos jotos, la Maru no nos quiere; somos trans, la Maru no nos quiere; somos lenchas, la Maru no nos quiere; somos pobres, la Maru no nos quiere”, era la letra de una de las canciones entonadas por los jóvenes.

    Las manifestaciones terminaron alrededor de las 8:30 de la noche, junto con el acto protocolario de toma de protesta. Fue así como María Eugenia Campos Galván inició su primer día de gobierno, en un evento a puertas cerradas sin escuchar las exigencias de los ciudadanos, con el repudio a sus discursos de odio y con una fuerte presencia policiaca.

    Fotografía: Rey R. Jauregui
    Fotografía: Rey R. Jauregui

    ‘SUS POLÍTICAS NOS INVISIBILIZA’

    Frente a la Cruz de Clavos, al pie del Puente Internacional Paso del Norte, el grupo Mujeres que Luchan JRZ hizo público su descontento con el nuevo gobierno.

    Fotografía: Verónica Martínez

    “Desde el día de hoy nos pronunciamos en contra de estas políticas que nos vulneran, nos violentan y nos invisibilizan”, dijo Leticia Ruiz Arroyo integrante de la agrupación de mujeres.

    Representantes del grupo expusieron su descontento en contra de las recientes reformas introducidas por Campos y aprobadas por el congreso de Chihuahua que hacen cambios administrativos en la estructura de la administración estatal al incorporar a los Centros de Justicia de la Mujer (CEJUM) a la estructura de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas de Delitos por Razones de Género (FEM).

    Los cambios administrativos que se hacen a la entidad estatal la “alejan por completo del motivo de su creación” expusieron las integrantes de la colectiva. Agregar el crimen de violencia intrafamiliar es una responsabilidad más para la FEM cuyas capacidades de atención a víctimas ya están rebasadas, dijo Ana Ramírez integrante de la organización.

    “Nosotras estamos muy indignadas por sus propuestas públicas (de Campos). Ella metió una iniciativa para desaparecer la Fiscalía Especializada de la Mujer y consideramos que el gobierno y todas sus instituciones tienen una deuda historia con las mujeres de Ciudad Juárez”, dijo Patricia Espinoza integrante de Mujeres que Luchan JRZ.

    El mapa de Feminicidios en México, reconocido por la ONU y el Senado de la República que recopila datos de notas periodísticas sobre casos de feminicidios, muestra que desde el 2016 hasta julio de este año se han registrado 463 casos solo en Ciudad Juárez, pero la organización lleva un conteo de 2 mil 242 víctimas de feminicidio y desaparición.

    Fotografía: Verónica Martínez

    Sobre la avenida Juárez, las integrantes de la organización pasaron brochas con pegamento sobre el pavimento para plasmar hojas con los nombres de mujeres que han sido víctimas de violencia de género. La agrupación se hi<o camino hasta la Plaza de la Mexicanidad siempre vigiladas por patrullas de la Policía Municipal.

    Las hojas, algunas que decían ‘OSAMENTA’ refiriéndose a casos en los que simplemente se les entrega los supuestos huesos de las víctimas a los familiares o ‘SIN IDENTIFICAR’, adornaron postes de alumbrado público, la estructura de un puente peatonal, cabinas telefónicas y las banquetas que delimitan la avenida Heroico Colegio Militar.

    “Estas son familias destruidas, familias que se quedaron sin unas hijas, sin una madre, sin una hermana. No hay un solo organismo, llámese el Instituto de la Mujer, llámese fiscalía, que tengan un registro completo de este crimen”, dijo Espinoza.

    Este texto fue publicado en La Verdad, integrante de la Alianza de Medios de Periodistas de a Pie. Ve aquí la publicación original.

    TE PUEDE INTERESAR: Asume la primera gobernadora de Chihuahua entre protestas de mujeres

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.