Chihuahua

domingo 7 marzo, 2021
Ver más

    Lucía, la partera de los 396 nacimientos durante el covid

    Las parteras comunitarias de Chiapas han ayudado a nacer más de mil 300 bebés durante la contingencia sanitaria. A diferencia de lo que ocurrió en el sistema de salud –donde las muertes maternas aumentaron un 30 por ciento– todas las mamás y niños atendidos están sanos.

    Texto y fotos: Rodrigo Soberanes / Pie de Página

    Tzajalchén, Chiapas.- Nunca se había visto a seis mujeres juntas caminando por la calle en pleno trabajo de parto. Iban a marcha lenta, una tras otra, yendo y viniendo frente a la casa de la partera que las estaba atendiendo, esperando su turno para entrar al pequeño cuarto donde cientos de mujeres han elegido dar a luz durante los meses de pandemia.

    “A las que les falta dilatación todavía, aquí se les tiene caminando. Se van atendiendo primero a las que más les urge y así se organiza el día”, dice Lucía Girón Pérez, la partera que atiende a las mujeres que llegan en filas cada día a su casa pidiendo sus atenciones. 

    Es una mujer tzeltal de 46 años que nació y creció en la comunidad de Tzajalchén, en el municipio de Tenejapa, enclavado en la región de Los Altos de Chiapas. Es la famosa partera de la que se habla en los parajes montañosos más alejados, y es la esperanza de las mujeres indígenas que no quieren ir a los servicios de salud por miedo al covid-19.   

    Lleva 348 partos en 2020. Con excepción de un caso en que se le complicó la expulsión de la placenta a la mamá, todos los casos han terminado con mamá y bebé en buen estado.

    En esa comunidad cualquier persona puede indicar dónde está la calle de la casa de Lucía Girón, y en su calle todos saben cuál es el domicilio: “es allá, donde ahora siempre andan las filas de mujeres embarazadas”, dijo un vecino. 

    En las entrañas

    La casa está construida con concreto y está bien conservada. Frente a la fachada tiene una amplia terraza que sirve para tostar al sol granos de café y está adornada con plantas de ornato y de fresa. 

    La partera tiene una sonrisa perenne y está ataviada con el traje típico de su municipio, que incluye un moño atado a sus dos trenzas uniéndolas en la punta. Después de varios minutos atendiendo sus asuntos, se da un espacio para sentarse y hablar, acompañada de su esposo e hijas, que conforman también su equipo de trabajo.    

    En un año cualquiera, Lucía Girón atendía hasta 15 partos en total. El 10 de noviembre de 2020 por la mañana ya llevaba 298 alumbramientos que ha ido registrando en una pequeña libreta con los nombres de las criaturas y sus fechas de nacimiento. 

    La libreta también tiene algunos rastros secos de fluidos vaginales de parto que quedaron untados ahí durante el trajín de las jornadas de trabajo, que se extienden sin límite en aquel lugar a donde llegan personas de más comunidades y municipios.  

    El esposo de Lucía Girón, Pedro Guzmán Girón, señala con el dedo hacia algunos de los municipios de donde proceden mujeres embarazadas desde el inicio de la pandemia. Desde la terraza se alcanzaban a ver montañas donde están comunidades de Oxchuc y San Juan Cancuc. También vienen desde Chenalhó, Chalchihuitán, Chilón y Mitontic.  

    Allá donde les alcance la vista desde su terraza, habrán mujeres que ya saben dónde está y que la partera Lucía es quien puede ayudarlas a dar a luz. 

    Continúa leyendo en nuestro medio aliado Pie de Página


    TE PUEDE INTERESAR: Fin de semana: casi 50 fallecimientos por Covid-19 en Chihuahua

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.