Chihuahua

miércoles 6 julio, 2022
Ver más

    Cada domingo, antes de la misa, fui violentada: víctima de Aristeo

    En el primer día del juicio oral contra Aristeo Baca, la adolescente narró ante el tribunal cómo fue abusada desde que tenía 8 años por el sacerdote; ‘quiero que esté muerto ya’, dijo

    Blanca Elizabeth Carmona/La Verdad

    Ciudad Juárez – La víctima que acusó al sacerdote Aristeo Trinidad Baca de violación y abuso sexual narró a un Tribunal de Enjuiciamiento que durante tres años, cada domingo y antes de las misas matutinas, fue violentada. Ella fue la primera en testificar en el juicio oral en contra del clérigo, que inició este lunes.

    En una sala donde solo se encontraban los tres jueces que integran el Tribunal de Enjuiciamiento y a unos metros de la sala en la que se hallaba el religioso, la víctima –actualmente de 13 años– contó que a los 7 años comenzó a servir en la iglesia y un año después se convirtió en monaguilla.

    Cada domingo llegaba unos 40 minutos antes del inicio de la misa acompañada de su padre, quien se enfocaba en acomodar el altar, preparar las túnicas, revisar la distribución de las sillas del templo, preparar el vino y el agua y dar las campanadas. Mientras, ella se quedaba en la casa parroquial a solas con el presbítero.

    “Estoy en este juicio porque a mí me pasaron cosas que no debían y porque tengo que declarar lo que me pasó, porque lo que me pasó no es justo para nadie…me violaron mi derecho como niña, que no debían de tocarme ni hacer lo que me hicieron”, expresó en respuesta a las preguntas de la agente del Ministerio Público para narrar lo que vivió desde que tenía 8 años.

    La adolescente dijo que la primera vez que fue agredida por Aristeo ocurrió en el 2015, en la casa parroquial ubicada en la colonia Santa María, y la última agresión la sufrió el 28 de enero del 2018. Su testimonio, al igual que el resto de la información, fue escuchada en la sala donde se hallaba el sacerdote y su equipo de abogados, las fiscales, integrantes de organizaciones civiles así como en un recinto preparado para que reporteros de diferentes medios de comunicación escucharan la diligencia –a la que solo se tuvo acceso por audio–, para garantizar el principio de publicidad que rige al actual sistema de justicia penal.

    La ahora adolescente expuso que en una ocasión, en el 2015, Aristeo fue por ella a su casa para llevarla a comer un helado junto con los niños de la casa hogar que él dirigía y después la trasladó a la casa parroquial, donde inicialmente le pidió que jugaran escondidas, pero luego la sometió sexualmente.

    También, explicó una agresión sexual presuntamente sucedida en 2016, como en el mes de septiembre, cuando veían una película tapados con cobijas y a metros de sus padres, quienes no se percataron de lo que sucedió.

    En una parte del interrogatorio, la fiscal le preguntó a la víctima por qué no se oponía a los ataques sexuales. Ella respondió que los primeros años no comprendía qué estaba pasando, solo se sentía muy incómoda cuando el sacerdote la tocaba y se entristecía. Después –cuando cursaba el quinto grado de primaria– le explicaron que nadie tenía derecho a tocar su cuerpo y ahí comprendió lo que estaba sucediendo.

    “No sabía que era malo”, expresó.

    Continúa leyendo y sigue la cobertura de nuestro medio aliado La Verdad


    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    spot_imgspot_img

    Notas relacionadas

    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.