Acepta Guardia Nacional presunta culpabilidad de 6 elementos por ataque a agricultores que defendieron La Boquilla

Raíchali

La Guardia Nacional dio a conocer la detención de seis elementos de esa institución, por el ataque con armas de fuego el pasado 08 de septiembre contra un matrimonio de agricultores, en el que murió Jéssica Silva Zamarripa y resultó herido Jaime Torres.

Esta mañana, en su cuenta de Twitter, la Guardia Nacional informó que una vez que la Fiscalia General de la República investigó los hechos ocurridos el 8 de septiembre pasado en Delicias, Chihuahua encontró elementos suficientes para suponer la culpabilidad de algunos elementos.

“Por lo anterior, se cumplimentaron seis órdenes de aprehensión contra el personal involucrado en un marco de legalidad y respeto a los derechos humanos. Cabe señalar que desde el primer momento, se colaboró con las autoridades ministeriales para deslindar las responsabilidades”, detalla la cuenta de Twitter dela Guardia Nacional.

Y la FGE informó en la misma red social, que las seis personas aprehendidas fueron puestas a disposición de un juez de distrito en Chihuahua, por los delitos contra la administración de justicia, homicidio calificado y tentativa de homicidio.

La FGR reconoció la colaboración de la Guardia Nacional y ésta aseveró que no se tolerarán abusos o uso excesivo de la fuerza por parte de su personal, “normando su actuación en el irrestricto respeto a los derechos humanos”.

El 8 de septiembre, la pareja de agricultores regresaba a su casa en Lázaro Cárdenas en el municipio de Meoqui, después de participar en la toma de la presa La Boquilla para impedir que la Federación siguiera extrayendo el agua, y fue atacada a balazos, presuntamente por elementos de la Guardia Nacional.

Al pasar por la ciudad de Delicias, les dispararon a la altura de la avenida Tecnológico, cerca de una gasolinera. En el lugar murió Jéssica Silva y Jaime fue trasladado a un hospital de la ciudad de Chihuahua.

A Jaime Torres le afectaron las cuerdas vocales y una pierna.

Los elementos de la Guardia Nacional aseguraron que respondieron a un presunto ataque de agricultores, y semanas más tarde, cuando fue dado de alta, Jaime Torres respondió: “No los provoqué (…) dispararon de pura espalda”.

Acompañado de sus tres hijos, dio una rueda de prensa desde su domicilio y detalló ante preguntas de los medios de comunicación:

“Nosotros veníamos en caravana de Boquilla. Todos nosotros, o sea los agricultores. Todos los agricultores traíamos una leyenda de Sin agua no hay vida. Cuando veníamos llegando a Delicias, pasó un carro, un carro chico con la leyenda Sin agua no hay vida y lo iban custodiando dos camiones de la Guardia Nacional. El carrito bajó a una intercepción y nosotros lo seguíamos para ver qué estaba pasando, para brindarle ayuda porque llevaba la leyenda de nosotros. Cuando empezaron a disparar. Todos veníamos”.

Recordó que les dispararon por atrás y ya no supo más. No escuchó disparos, sólo sintió caliente su hombro izquierdo e imagina que sí hubo muchos testigos porque era una gasolinera donde ocurrió todo.

“Los compañeros iban cerca, atrás de nosotros. Es que yo me bajé y pues dispararon, ya no pude nada más (…) Nosotros no traíamos armas. Yo no escuché nada, yo sólo escuché los disparos que me dieron a mí. Yo nomás sentí mi cuerpo caliente de aquí (el hombro), fue todo lo que escuché, agregó.

Los testigos, otros agricultores, señalaron de inmediato a efectivos de la Guardia Nacional, de haberles disparado. Con las investigaciones, se comprobó que fueron militares quienes cometieron el ataque y de acuerdo con autoridades de Chihuahua, eran 13 los señalados.

Los elementos de la Guardia Nacional justificaron que horas antes detuvieron a 3 personas con bombas molotov y un cargador de arma de fuego, aseguraron que otros productores trataron de defender a sus compañeros y se tuvieron que defender.

El gobernador Javier Corral Jurado informó al siguiente día del crimen, que los 3 agricultores fueron detenidos a las 5 de la tarde y consignados hasta la media noche, después del homicidio. Dijo que la situación era sospechosa.

Los tres consignados Rosendo Lerma Lechuga, Juan Lechuga Montes y Juan Rivera Márquez, fueron presentados ante un juez federal, quien les dictó vinculación a proceso.

En una sesión del Congreso del Estado, realizada en La Boquilla el 27 de septiembre pasado, la presidenta Blanca Gámez Gutiérrez, se refirió al caso a nombre del Poder Legislativo:

“A las tres personas detenidas se les han violentado sus derechos humanos, el debido proceso y la presunción de inocencia. Es verdaderamente vergonzoso que la Guardia Nacional haga todo para que aparezcan como terroristas ante la ley y luego ante la opinión pública. La mecánica del gobierno federal, desde el inicio de problemática del agua, han sido las constantes mentiras y en este caso no ha sido la excepción, lo cual afecta seriamente a Rosendo Lerma Lechuga, Juan Lechuga Montes y Juan Rivera Márquez, así como a sus familias”.

La diputada panista aseguró que un dictamen forense determinó que las supuestas granadas de fragmentación resultaron ser contenedores de gas irritante, con características físicas de latas metálicas.

El Poder Ejecutivo acompaña a las familias en el proceso jurídico de los tres detenidos, de acuerdo con declaraciones del gobernador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.