Raíchali

Contec denuncia venta descontrolada de alcohol a la niñez, en Baborigame

Patricia Mayorga / Raíchali

La organización Consultoría Técnica Comunitaria (Contec), que da acompañamiento jurídico a comunidades de los pueblos rarámuri y ódami, denunció que la venta de alcohol descontrolada ha generado adicciones en niños desde 8 y 10 años en Baborigame, municipio de Guadalupe y Calvo.

El seccional de Baborigame se ubica en la región conocida como Triángulo Dorado, porque la integran los límites entre los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Contec informó que el año pasado propusieron a autoridades de la Secretaría de Gobierno y fortalecimiento municipal que forman parte de la Alerta de defensores de derechos humanos que tiene Chihuahua, una iniciativa para regular la venta de bebidas alcohólicas, pero hasta ahora no pasa nada.

“La venta de alcohol sin vigilancia alguna por parte de las autoridades es otra realidad que les lastima. Los niños a la edad de 8 y 10 años tienen acceso sin problema a estas bebidas. No existe sanción para la venta ilegal de alcohol, los inspectores de gobernación no llegan a esas zonas”, denunció hoy Contec en un comunicado de prensa.

Agrega que integrantes de comunidades de las etnias rarámuri y ódami han denunciado esa problemática en diferentes reuniones con autoridades de todos los niveles, porque no saben cómo enfrentar esa problemática que beneficia a unos cuantos miembros de las comunidades y afecta severamente a la niñez.

Contec ha acompañado durante unos 20 años a comunidades de los pueblos ódami y rarámuri, quienes a pesar de que su cultura es el cuidado del medio ambiente, sufren graves violaciones a sus derechos humanos desde hace 40 años, como la tala ilegal sin control, la elaboración de mega proyectos sin consulta en sus territorios, proyectos turísticos que los benefician solamente si los tribunales resuelven a su favor, proyectos de infraestructura que violentan su derechos, la minería que contamina sus aguas y la siembra de estupefacientes.

A esas problemáticas se suma la venta de alcohol sin vigilancia ante la mirada de la ciudadanía y autoridades locales.

En el comunicado, Contec detalla que los pueblos indígenas de la Sierra Tarahumara viven entre bellos paisajes que es su casa común, conservan sus saberes y costumbres ancestrales, pero desde hace casi 40 años sufren una serie de violaciones a sus derechos básicos: la tala ilegal sin control, la elaboración de mega proyectos sin consulta en sus territorios, proyectos turísticos que los benefician solamente si los tribunales resuelven a su favor, proyectos de infraestructura que violentan su derechos, la minería que contamina sus aguas y la siembra de estupefacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.