Raíchali

“Ahora tengo el valor de estar aquí por ella”, mamá de Camila respira justicia a casi 2 años del asesinato

Jaime Armendáriz / Raíchali

“Tengo la satisfacción de que esa persona vaya a ser condenada. No importan los años ni el tiempo, lo que él me hizo, no lo va a reparar nunca”. Esas fueron las palabras de la señora Janeth Cobos al conocer que el asesino de su hija Camila, la pequeña de 7 años encontrada sin vida en octubre del 2018 en la ciudad de Chihuahua, fue condenado como culpable por un tribunal de Enjuiciamiento.

Se trata de Juan Manuel Villalobos González, sentenciado esta semana a pasar 115 años de prisión por el asesinato de la niña Seyni Camila C. M., un crimen que conmocionó a la comunidad porque se detectaron huellas de violencia sexual y un video del crimen que él mismo había grabado con su celular.

Para la organización Justicia para Nuestras Hijas, que acompañó el caso, se trata una condena histórica luego de un mes de audiencias penales contra el hoy sentenciado.

“Desde justicia para Nuestras Hijas, quienes hemos acompañado desde la desaparición de Camila hasta este día, nos sentimos satisfechos con la sentencia y reconocemos el trabajo minucioso y limpio de la Fiscalía para poder lograr esta sentencia. De igual manera reconocemos el fallo y la sentencia que dictó el Honorable Tribunal en este juicio”, indicó en un comunicado de prensa.

Por su parte Janeth Cobos, madre de Camila, quien estuvo presente en el tribunal, envió un agradecimiento a todas las personas que siguieron de cerca a el caso y expresó sentirse satisfecha con la pena otorgada al responsable del feminicidio de su pequeña hija.

Previo a conocer la sentencia exacta, la señora Cobos dio una rueda de prensa la semana pasada y expresó el dolor sentido durante cada día después de la desaparición de Camila.

“Cada día fue más difícil de vivir. Dejé de sentir, dejé de pensar, dejé de ser yo, dejé de sonreír. Me ha costado mucho hablar porque ha habido mucha gente que lo único que ha hecho es juzgarme, pero ahora tengo el valor de estar aquí por ella”.  

El caso se remonta al 24 de octubre del 2018, en una zona céntrica de la ciudad de Chihuahua, donde se reportó la desaparición de Camila.

El hoy sentenciado, Juan Manuel Villalobos González se presentó esa misma noche ante el Ministerio Público para colaborar en las indagatorias como víctima y testigo presencial del hecho.

Él dijo inicialmente que dos hombres armados lo obligaron a secuestrar a la niña mientras trabajaba como chofer de Uber. Sin embargo, durante las investigaciones se detectaron inconsistencias en los relatos que brindó a la autoridad investigadora y fue cuando finalmente aceptó su participación.

Durante la indagatoria, se detectó un video que grabó con su propio celular y que posteriormente borró con el fin de eliminar cualquier evidencia que lo vinculara con el homicidio.

El relato de la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) establece que Villalobos González convenció a la pequeña para que subiera a su auto y posteriormente la llevó a una brecha que conduce al poblado de San Diego de Alcalá, donde fue localizada sin vida la madrugada del 27 de octubre.

Por todo ello se le aplicó una pena de 80 años por el delito de homicidio agravado por razón de género y 35 años más por el delito de violación agravada.

Mientras que la FEM mantiene un proceso de apelación contra la parte de la resolución que absolvió al sentenciado por los delitos de trata de personas y desaparición cometida por particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.