Raíchali

Caso Miroslava: Testigos a favor de ‘El Larry’ dejan cabos sueltos y dudas en audiencia


La siguiente narración se construyó de los interrogatorios a los tres testigos que presentó la defensa de El Larry este jueves para sustentar la teoría de que el hoy acusado y único detenido por el crimen, estaba en Chínipas cuando asesinaron a la periodista

Chihuahua.- El 23 de marzo de 2017, el médico Jesús Ramón llegó a un conocido restaurante de Chínipas en donde acostumbra tomar café antes de ir a trabajar.

Eran como las 6:20 de la mañana. Se sentó en una mesa de madera para cuatro personas, la cual estaba cubierta con un mantel. Unos cinco minutos después se sumó Javier, quien es su amigo y profesor en una de las tres secundarias que hay en el pueblo.

Para las 6:30, en la mesa se sentaba un tercer comensal. Era el profesor Gabriel, con quien recordaron que ese día era el aniversario luctuoso del excandidato a la presidencia de México, Luis Donaldo Colosio.

Cinco o diez minutos antes de las 7:00, no se sabe con precisión la hora, al restaurante llegó Juan Carlos M. O., alias El Larry, quien actualmente enfrenta un proceso penal por su supuesta coautoría material en el asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, cometido esa mañana en la capital de Chihuahua.

Cuando él llegó se cambió el tema de conversación. El Larry les platicó que estaba preocupado por los estragos de la sequía: el temporal fue insuficiente para mantener a las cerca de 100 cabezas de ganado que tenía en su rancho conocido como Cajón Pinto, por lo que tendría que comprar mucha pastura.

Al restaurante llegó una quinta persona para avisar que en la ciudad de Chihuahua habían asesinado a Miroslava Breach, periodista originaria de Chínipas. Ya pasaban de las 7:00.

Los presentes voltearon a ver al profesor Gabriel para darle el pésame y consolarlo, ya que él era primo por adopción de la corresponsal de La Jornada.

El primero en levantarse de la mesa fue Gabriel. Les dijo que tenía que avisarle a su familia e ir a trabajar; después se despidió y salió del restaurante. Lo mismo hizo Javier, cuya esposa era prima de Miroslava, para después trasladarse a su escuela ubicada a un kilómetro del restaurante.

En la mesa se quedaron El Larry y Jesús Ramón. No se sabe qué pasó después.

La narración de esa mañana fue construida con la declaración de los tres testigos que presentó la defensa de El Larry para sustentar la teoría de que su cliente, único detenido por el crimen, estaba en Chínipas cuando asesinaron a la periodista.

Una de las irregularidades que dejaron ver en sus testimonios fue que el tiempo en el que se encontraron en el café se contraponen al momento en que la periodista fue asesinada y la hora de las primeras publicaciones en medios de comunicación sobre el crimen.

En los detalles no se profundizó. La Fiscalía Especializada en Atención a Delitos Contra la Libertad de Expresión (Feadle) refutó en su contrainterrogatorio la veracidad de los testimonios y no en la teoría de la defensa, lo que provocó que el juez Néstor Pedraza les llamó la atención en al menos cinco ocasiones.

A Jesús Ramón se le cuestionó cómo llegó a ser presidente de Chínipas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por el periodo de 2016-2018, a lo que se limitó a responder que fue seleccionado luego de que el candidato Juan Salazar renunció a su aspiración en el Comité Estatal del partido.

La pregunta fue admitida bajo el argumento de que la Fiscalía buscaba contextualizar que, a raíz del trabajo periodístico de Miroslava Breach, para las elecciones de 2016 se tuvieron que cambiar a varios candidatos de los municipios serranos por su reportaje Impone el narco candidatos a ediles en Chihuahua.

En el caso específico de Chínipas, la periodista escribió lo siguiente:

“En Chínipas, municipio de la baja Tarahumara, el precandidato que registró el PRI es Juan Miguel Salazar Ochoa. Semanas antes, a cuatro varones que tenían intenciones de buscar la candidatura del PRI les advirtieron: “Más vale que se calmen; el presidente municipal va a ser Juanito. Nadie más se apuntó, ni en el PRI ni en el PAN”, declararon a La Jornada habitantes de esa localidad, a condición del anonimato.

Abogado de profesión, Juanito es hijo de Joel Salazar Zamorano y sobrino de Crispín Salazar Zamorano, quien heredó el control del grupo criminal Los Salazares, tras la detención, en noviembre de 2012, de su hermano Adán Salazar Zamorano y su sobrino Jesús Alfredo Salazar Ramírez.”

A Javier se le preguntó si, como profesor, conocía a los hijos de Crispín Salazar, presunto líder del grupo criminal Los Salazar o Salazares. A lo que respondió que no porque había más escuelas en Chínipas.

También se le preguntó si conocía el contenido de las notas de Miroslava Breach respecto a la situación de Chínipas. Las respuestas ambiguas molestaron al juez, quien apercibió al testigo y advirtió que podría multarlo si en vez de contestar si o no, continuaba con frases como “posiblemente” y «alomejor».

El interrogatorio de Gabriel fue el más corto. A él se cuestionó por qué ese día había ido a trabajar a la escuela si tenía un cargo en el sindicato que no lo obligaba a estar frente a grupo.

Respecto a la entrevista que le hicieron para ser testigo en el juicio oral, con fecha del 28 de noviembre de 2018, se intentó poner en duda su legalidad, pues el testigo dio a entender que él y sus dos amigos, rindieron la declaración juntos.

Gabriel explicó que estaba frente a grupo ya que no les habían autorizado enviar a un maestro que lo supliera mientras realizaba el trabajo administrativo, por lo que en la mañana daba clases y en la tarde atendía el sindicato.

También aclaró que, aunque los tres fueron citados en el mismo restaurante en el que tomaban café el 23 de marzo de 2017, las entrevistas fueron individuales, por lo que insistió que entre ellos no escucharon lo que habían declarado.

La Fiscalía también puso en duda que los dos testigos conocían bien las horas en que llegaron y algunos datos personales como el nombre completo de los hijos de El Larry, pero no recordaban quién los había atendido en el restaurante ni cómo era el clima de ese día.

¿Quién avisó en Chínipas del crimen?

Además de las diferencias de entre cinco y diez minutos que los tres testigos tuvieron durante su narración de los hechos, la pregunta que ninguno puedo responder es quién fue la persona que acudió esa mañana a dar la noticia del crimen.

A pregunta expresa de la Feadle, no lograron especificar su identidad, ni si se trataba de una mujer o un hombre.

En el contrainterrogatorio de cada uno, se hizo hincapié en que, pese a tener más de 30 años de vida en Chínipas y desempeñarse profesionalmente como médico y maestros, ninguno de los testigos conocía a la persona que llegó con el mensaje al restaurante.

En la recta final

La audiencia de juicio oral por el asesinato de la periodista Miroslava Breach se encuentra ya en la recta final. Este viernes a las 9:00 se presentarán los últimos tres testigos de la defensa de El Larry, por lo que se estima que próximo martes ambas partes ofrezcan sus alegatos finales.

Se trata de Lourdes Pérez Villa, Noe Martina Salazar García y Joel Salazar Zamorano, quienes declararán para desacreditar la versión del testigo protegido Apolo, pieza clave en el desarrollo del caso.

Según los tiempos legales, el juez tendrá 24 horas para dictar un fallo, por lo que el miércoles 18, cinco días antes de que se cumplan tres años del crimen, podrá darse a conocer la sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.