Raíchali

Convierten carretera y arroyo de Bocoyna en basurero, denuncian comunidades indígenas

Creel, Bocoyna.- Entre Creel y San Luis de Majimachi hay casi 40 kilómetros de distancia, tramo que se ha convertido en el nuevo basurero de Bocoyna, denunciaron habitantes de las comunidades indígenas del municipio.

Aunque la basura en la carretera siempre ha sido un problema en la Sierra Tarahumara, informaron que de mayo a la fecha el problema es peor en este municipio ya que al parecer no están utilizando el relleno sanitario.

La basura va desde plásticos, latas de cerveza, comida, hasta bolsas de pañales y aceite para carros, desechos que las comunidades rarámuri no generan.

«No sabemos quién viene a tirar, pero es basura de chabochis, hay aceite de carro, frascos, puras cosas que nosotros no usamos y que contamina el arroyo»

Eva Pérez, de la comunidad rarámuri San Elías Repechique, pidió a las autoridades y a las personas en general tomar conciencia sobre el daño que le hacen a sus tierras, pues todos los desechos terminan en el arroyo que está cerca de El Manzano, en donde varias familias toman agua.

Comentó que han visto que personas que van por leña aprovechan para tirar las bolsas de su basura de camino, por lo que todas las comunidades cercanas se han visto afectadas.

«Desde aquí (Creel), donde están las vías, hasta San Luis de Majimachi están tirando la basura por la carretera. Nosotros no tiramos la basura así, en terreno ajeno, les pedimos que sean conscientes, que tiren donde saben que tienen su depósito, no en cualquier lado, ellos tienen un lugar»

Eva adelantó que esperan organizarse a poner la denuncia formalmente al Ayuntamiento de Bocoyna, pues les preocupa que las familias que consumen el agua del arroyo se enfermen por la contaminación que se ha generado.

«Yo les pediría que sean respetuosos, que no tiren nada porque todos somos iguales y valemos igual. Nosotros no tiramos la basura así… lo que hacemos ahora es decirles a quienes vean la basura que la recojan para que no llegue al arroyo y no lo arrastre»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *