Chihuahua

domingo 7 marzo, 2021
Ver más

    Caso Aristeo: padres de la víctima sostienen acusación contra el sacerdote

    En su segunda declaración ante el Tribunal, el papá y la mamá de la niña externaron temor, aseguran que el religioso es un hombre con poder, amigo del gobernador y del alcalde de Juárez; revisarán presión domiciliaria del acusado por entrevista a televisora

    Blanca Elizabeth Carmona/La Verdad

    Ciudad Juárez –Los padres de la niña que acusó al sacerdote Aristeo Trinidad Baca de violación y abuso sexual sostuvieron su testimonio en contra del cura y señalaron ante el Tribunal de Enjuiciamiento, que tienen miedo porque el religioso es un hombre con poder, amigo del gobernador y del presidente municipal.

    En el doceavo día del juicio oral, los padres de la niña declararon por segunda ocasión. Esta vez a petición de los abogados que representan al presbítero. Básicamente en la audiencia se contrastó su testimonio con los datos que aportaron –el pasado 9 de febrero– una monja, un acólito y la coordinadora de misas de la parroquia Santa María de la Montaña, quienes afirman que los papás de la víctima mienten.

    De acuerdo con la acusación oficial, Aristeo cometió dos violaciones y un abuso sexual en contra de una niña de su feligresía. Una de las violaciones presuntamente sucedió el 28 de enero del 2018 en la casa sacerdotal de la calle General Lorenzo Ávalos, de la colonia Santa María, al surponiente de la ciudad.

    Los defensores de Aristeo presentaron el pasado 9 de febrero a la religiosa María Elvira Vega Porras, quien afirmó que el 28 de enero del 2018, ella, como el acolito Édgar Iván Flaco Márquez, la sacristana Bertha Alicia Ibarra Villagrana, una persona de nombre Manuel, así como la víctima y el papá de ésta, participaron en un desayuno realizado en la casa parroquial para celebrar a Santo Tomás de Aquino, a invitación de Aristeo. En el mismo sentido declararon Édgar Iván y Bertha Alicia.

    Este 11 de febrero, el exsecretario del Ayuntamiento de Ciudad Juárez y ahora defensor del párroco Maclovio Murillo Chávez, le preguntó al papá de la víctima si el 28 de enero del 2018 tomó café con dos personas en la parroquia Santa María. El testigo contestó que sí, y el defensor ya no abundó más en ese punto. Pero en su turno, la agente del Ministerio Público Consuelo Iveth Arredondo Serna prosiguió con el tema.

    “¿Ni a usted lo invitaron para conmemorar a Santo Tomás de Aquino?, cuestionó la fiscal quien antes había interrogado si en esa fecha habían estado desayunando María Elvira, Bertha y Manuel en la casa sacerdotal. Todas las respuestas del testigo fueron que no.

    “Nomas recuerdo que ese día fue la última vez que hizo tocamientos a mi hija”, dijo el papá de la niña y la fiscal cuestionó “¿La violación?”. “Si” dijo el testigo.

    En su declaración del pasado 9 de febrero el acólito Édgar refirió que el 2 de diciembre del 2018 él celebró la palabra en el templo porque se había realizado una magna peregrinación guadalupana y Aristeo Trinidad regresó muy cansado, por lo que decidió irse a descansar a la casa de sus papás, ubicada en la calle Vicente Guerrero. Además, afirmó que la víctima y la mamá de la niña tampoco acudieron a ese servicio religioso.

    Contrario a ello, este 11 de febrero tanto el papá como la mamá de la víctima sostuvieron ante el Tribunal que el 2 de diciembre del 2018 se enteraron que su hija había sido atacada sexualmente por Aristeo, porque al terminar una misa vespertina la niña se negó a responder el saludo del párroco y la mamá le preguntó si había algún motivo para esa conducta. Lo que motivo que la víctima empezara a contarles una serie de actos sexuales que sufrió.

    Continúa leyendo en nuestro medio aliado La Verdad


    TE PUEDE INTERESAR: “Siempre Vivas”: La propuesta radiofónica que da voz y presencia a las mujeres periodistas

    Déjanos tus comentarios

    Recientes

    Notas relacionadas

    Déjanos tus comentarios
    error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.