Raíchali

Habla la mamá de Yésica: “Mi hija y su esposo iban a apoyarnos. Mi esposo y yo somos agricultores”

Sugeyry Romina Gándara (SinEmbargo/Raíchali)

Agricultores y productores del campo de Chihuahua reclamaron al Gobierno federal que en plena sequía extrema insista en extraer el agua de sus presas para llevarla a Estados Unidos como pago de la deuda que tiene México por el Tratado de Aguas de 1944. 

“Estamos en sequía extrema, no nos ha llovido y todavía quieren extraer el agua de las presas, ¿cómo es posible?”, reclamó Andrés Valles, dirigente de los productores de leche en ciudad Delicias. 

El conflicto por el agua en Chihuahua entre productores y el Gobierno federal, que inició a finales de 2019, ya cobró su primera víctima: Yésica Silva Zamarripa, una madre de cinco hijos quien murió tras un ataque en el que estuvieron involucrados elementos de la Guardia Nacional el pasado martes. 

El cuerpo de la mujer de 36 años de edad fue velado el jueves en su natal Meoqui, Chihuahua, un municipio agrícola de no más de 44 mil habitantes, ubicado en el centro-sur de la entidad. 

Yésica fue despedida entre lágrimas, tristeza y consternación. Durante el funeral, familiares y amigos reprocharon la versión oficial de la Federación y exigieron justicia. 

“Queremos que se tomen cartas en el asunto porque yo no quiero que haya más gente que pase por esto (la muerte de una hija). Fue algo muy impactante y doloroso. Queremos justicia nada más, es todo lo que queremos”, expresó la señora Justina Zamarripa, madre de la víctima. 

Yesi, como le decían de cariño, era una mujer trabajadora que se dedicaba al campo, a hornear pasteles y dar masajes quiroprácticos, narró la madre. 

“No era una persona agresiva, era muy noble y muy tranquila, no como para que la hubieran agredido de esa manera. Estamos todos consternados. Quiero justicia porque no quiero que otra gente sufra lo que nosotros. ¡No más!”, agregó. 

Yésica Silva y su esposo Jaime Torres fueron baleados en el interior de su camioneta cuando regresaban de la manifestación en La Boquilla. La joven madre murió en el lugar de los hechos mientras que su esposo resultó gravemente herido. Autoridades de Chihuahua reportaron que el hombre se encuentra estable, pero su salud aun es delicada. 

“Mi hija y su esposo iban al plantón a apoyarnos a mi esposo y a mí porque somos agricultores. Hasta las 12 y media de la noche nos dimos cuenta que a mi hija la habían atacado a balazos”, relató la señora Zamarripa. 

“Se va acabando mi vida poco a poco. Dios perdone a esa gente que acabó con la vida de mi hija” escribió la señora Justina Zamarripa en sus redes sociales. Foto: Facebook.

El Gobernador Javier Corral Jurado aseguró que la Fiscalía chihuahuense realizará una investigación detallada, profunda y objetiva, y prometió que no habrá encubrimientos para que el caso no quede impune. 

“Nosotros no vamos a encubrir a nadie. La sociedad debe estar segura que integraremos una investigación objetiva”, afirmó. 

La Fiscalía General de Justicia de Chihuahua aseguró 13 armas de fuego y los vehículos en los que se desplazaban los elementos de la Guardia Nacional, identificó a al menos 13 agentes presuntamente involucrados y recabó los videos de las cámaras de seguridad de los establecimientos cercanos a la zona donde se registró el ataque. 

“Se han analizado los videos que hemos podido conseguir para hacer una reconstrucción de los hechos de manera puntual y detallada”, dijo el Mandatario estatal. 

Los primeros peritajes a los vehículos resguardados de la Guardia Nacional arrojaron que las unidades no cuentan con impactos de bala, es decir, que no hay hasta el momento ningún elemento que confirme la versión de Gobierno federal con relación a que los guardias fueron previamente atacados. 

Yésica Silva y Jaime Torres fueron atacados cuando regresaban a su casa después de la manifestación en La Boquilla.

A finales del 2019, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se acercó con los productores y les notificó que iban a extraer agua de las presas El GraneroLas Vírgenes y La Boquilla, ubicadas en los municipios de Ojinaga, San Francisco de Conchos y Rosales, para saldar la deuda que México paga a Estados Unidos cada cinco años por el Tratado de Aguas. Fue entonces que comenzó el conflicto por el agua. 

Andrés Valles Valles, líder de productores de leche, explicó en entrevista con SinEmbargo que en ese entonces la Conagua quería extraer mil millones de metros cúbicos de las presas. 

“¡Imposible! Con mil millones nos hubieran dejado a medio ciclo de este año sin agua”, dijo. 

En marzo pasado, abundó el productor chihuahuense, se abrió la válvula de la presa La Boquilla para comenzar a extraer el agua, pero los productores se movilizaron para evitar la apertura de las compuertas. 

Desde entonces se han registrado al menos cuatro enfrentamientos entre agricultores y la Guardia Nacional, así como la quema de vehículos oficiales en Ojinaga, donde se ubica la presa El Granero. 

“La Conagua siguió presionando con que ‘hay que pagar, hay que pagar’. Eso es lo que nos ocasionó problemas porque no tenemos agua, no ha llovido y todavía no termina el ciclo agrícola. ¿Por qué quieren pagar si el cumplimiento del pacto del Tratado es hasta el 24 de octubre de 2020?”, cuestionó Valles. 

Roberto Velasco Álvarez, director para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que cada cinco años México debe aportar 2 mil 158.5 millones de metros cúbicos de agua a Estados Unidos. 

En octubre de 2015, detalló el funcionario federal, comenzó el ciclo 35 que concluye el próximo 24 de octubre de 2020, pero México se retrasó ese ciclo con el pago de 324.7 millones de metros cúbicos. 

Andrés Valles respondió que los productores chihuahuenses están conscientes que existe una deuda por el Tratado, pero que también están seguros que ese compromiso es del país y no sólo de Chihuahua. 

El dirigente lechero aclaró que los productores sí quieren colaborar, y lo han hecho, pero tampoco quieren entregar todo el recurso porque perderán el ciclo agrícola. 

“No queremos entregar toda el agua porque no ha llovido absolutamente nada, las presas no se han recuperado y la sequía está en su máximo apogeo. Somos el antepenúltimo estado en precipitación pluvial anual; no podemos darles más agua”, dijo. 

El Gobierno estatal afirmó que, incluso en este año difícil, el estado siempre ha cooperado con el cumplimiento del compromiso de México con Estados Unidos. 

Chihuahua ha aportado el 68 por ciento del agua que México entregó este año a los Estados Unidos, según el director ejecutivo de la Junta Central de Agua y Saneamiento, Óscar Ibáñez, quien aseguró que dicha información está sustentada en datos de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA). 

“Esto desmiente las afirmaciones de funcionarios federales en el sentido de que Chihuahua ha dejado de colaborar en el cumplimiento del Tratado”, afirmó el servidor público. 

“Nunca hemos dejado de reconocer que debemos colaborar con nuestro país en el pago del Tratado Internacional de Aguas de 1944. Los propios productores lo han dicho [que es necesario colaborar], pero no podemos pagar lo imposible”, destacó el Gobernador Javier Corral en una conferencia de prensa. 

René Almeida, secretario de Desarrollo Rural de Chihuahua, explicó que normalmente en agosto se registran cifras superiores a 100 milímetros de precipitación pluvial, sin embargo, este año se obtuvieron sólo 30 milímetros de lluvia; además hay que agregar que esa temporada “estuvo precedida de un mes de julio atípicamente seco”, dijo. 

Debido a las pocas precipitaciones no se registraron los escurrimientos que se esperaban para las presas, por lo cual el Gobierno estatal solicitó a Conagua que evalúe las condiciones de Chihuahua para el pago del Tratado, en concreto, recurrir al acta 234, un mecanismo del propio Tratado que se utiliza para condiciones de sequía que dificultan el cumplimiento del acuerdo. 

La vida de Yésica Silva se perdió “en medio de un conflicto que en las últimas cuatro semanas no ha encontrado eco en ninguna instancia en Gobierno de la República”, acusó Corral Jurado. 

El Gobierno federal ha ignorado los planteamientos, peticiones, propuestas y solicitudes del estado de Chihuahua en cuanto al conflicto en mención, denunció el mandatario chihuahuense, quien acusó directamente a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. 

“Ni siquiera han respondido a las denuncias que yo he planteado a la propia Secretaria de Gobernación que en este caso brilla por su ausencia en todo el problema. No existe la Secretaría de Gobernación, para lo único que existe es para que su delegado federal se meta a alimentar y alentar protestas y movilizaciones contra nosotros a partir de sus propios intereses políticos partidistas”, dijo. 

Los productores chihuahuenses elaboraron una propuesta de extracción de 100 millones de metros cúbicos. El documento con dicho planteamiento, explicó Corral, fue entregado desde el pasado 27 de agosto a Gobierno federal durante una reunión realizada con funcionarios de Conagua, SRE y SSPC. Pero a 14 días siguen sin tener una respuesta. 

“Este documento se pudo haber constituido en un extraordinario punto de negociación y punto de partida que ponga fin al conflicto, sin embargo, desde el 27 de agosto hasta este 10 de septiembre, no hemos tenido respuesta”, relató Corral. 

La preocupación de los productores regresó esta semana con la apertura de las válvulas de la presa La Boquilla y el aumento de extracción de 51 a 81 metros cúbicos por segundo, por lo que convocaron a un nuevo movimiento de defensa, lo que derivó en el enfrentamiento con la Guardia Nacional y posteriormente en el ataque a la pareja de agricultores. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de Raíchali está protegido. Apoya periodismo independiente.